“Yo mismo ayudé a Osmel Sousa a redactar su renuncia”

EL TIGRE. El periodista,  diputado,  exancla de Globovisión y príncipe de la sociedad y frivolidad caraqueña, Roland Carreño, aseguró que formó parte del Miss Venezuela durante nueve años y confesó que él mismo ayudó a su amigo Osmel Sousa a redactar la renuncia a la Organización Miss Venezuela. Esta afirmación fue hecha por Carreño en el programa radial conducido por el sociólogo Ernesto Paraqueima Luiggi al abordarse  el tema: “País de la belleza o nación de la  prostitución”.


Según el director de la revista Hola Venezuela y máximo exponente de la elegancia en la nación,  el concurso de las mises es parte de la cultura nacional y siempre ha generado polémica. Expresó que la renuncia de  Sousa le ha traído  mucha tristeza y depresión, hasta un punto que se ha puesto sensible y caer en llanto  ya que lo considera un hombre hogareño, religioso y familiar


Carreño señaló que Spusa no tiene el control de con quiénes las mises salen y el  tema del  presupuesto para el Miss Venezuela que no había dinero para operaciones,  uniformes, vestuarios hizo que muchas muchachas buscaran padrinos.
“Para nadie es un secreto que se pasó de hacer un  concurso en el Poliedro a un simple estudio de televisión. De 25 anunciantes se  bajó  a tener sólo cinco. Estas pudieran ser algunas de las variables que llevaron a más de una de las mises a buscar patrocinantes y todos sabemos que el dinero lo tienen los enchufados y Osmel avisó a tiempo ante la organización y ellos no le prestaron atención”, dijo Carreño, quien también aseguró que Osmel Sousa renunció por tener diferencias con la organización Cisneros, ya que no le daban el valor que él se merecía.


Carreño puntualizó como primicia que él fue quien lo ayudó a redactar su renuncia y que es falso la vinculación que ha tratado de realizar Ibeyise Pacheco a través de su libro Las muñecas de la corona”. “Osmel no tiene nada que ver con lo que hagan las mises luego de salir del concurso. Por ejemplo, está la esposa de Mikel Moreno, la cual vive en una de las mejores zonas del este de Caracas con su esposo, así como las muchachas que salieron a trabajar con Diego Salazar que le pagaban en dólares y sabiendo que venía de un dinero mal habido se hacían la vista gorda. Aquí  cada quien tiene su moral y que lo que le indigna a Osmel es que lo pongan como un vulgar proxeneta que cobraba comisiones por eso eventos, cosa que es incapaz de hacer”, aseguró el elegante príncipe de la sociedad caraqueña, Roland Carreño.                          
Fuente MO