“Me voy” se ha vuelto una frase común en la actualidad

Jesús Rincón

EL TIGRE. Cada día son más los jóvenes en la zona sur de Anzoátegui que con mucho dolor dejan su familia y la tierra que los vio nacer, para ir en busca de oportunidades en otros países.
La falta de oportunidades para el crecimiento profesional, el ingreso salarial que se lo come la hiperinflación, la inseguridad, la escasez de alimentos y medicinas, son las principales razones por las que personas entre 20 y 35 años de edad, toman la decisión de irse a Colombia, Brasil, Perú, Ecuador, Argentina y Chile, entre los destinos más comunes.
Médicos, docentes, arquitectos, ingenieros, administradores y demás profesionales, se están yendo a trabajar y obtener mejoras en otras tierras de Latinoamérica, lo cual sería la fuga de jóvenes en el que Venezuela invirtió y que están siendo aprovechados por otras naciones.
Según la firma Consultores 21, tras una encuesta realizada entre noviembre y diciembre del año pasado, a nivel nacional son más de 4 millones de venezolanos los que se han ido, la mayoría de estos son jóvenes.
 “No hay registro migratorio, ni cifras oficiales formales para medir su cuantía, la única manera de aproximarse al número real de emigrados es mediante encuestas de opinión”, señala el documento.
Para nadie es un secreto que el contundente “Me voy” por parte de un joven, se ha convertido en el pan de cada día en la mayoría de las familias en la zona sur de Anzoátegui, que comprende los municipios Simón Rodríguez, Guanipa, Miranda, Monagas e Independencia.
A juicio de Pedro Marín, el que los jóvenes estén tomando sus maletas para irse a vivir a otro país es la causa de las consecuencias de las políticas del gobierno, que “no se da cuenta que es una pérdida de capital humano para el país, que no se puede importar”, manifestó.
Por otra parte, María González, señaló que el gobierno, con la fuga de los talentos, está siendo víctima de sus propias torpezas. “Dicen que Venezuela se convertiría en una potencia. Cómo va a pasar eso si nuestros muchachos se están yendo del país porque aquí no hay oportunidades de futuro”.
Ana Ron sostuvo que un sobrino suyo que se graduó con honores de médico en la UDO de Ciudad Bolívar, sus familiares viven en Anaco y El Tigre, decidió irse del país luego de haber obtenido el título universitario. “El muchacho se fue para Chile porque sus amigos le dijeron que allá sí pagan bien a un médico, aquí cómo se va a quedar si los médicos residentes ni siquiera ganan sueldo mínimo en los hospitales”, expresó la mujer.