Anaquenses reclaman la presencia de la Sundee en las calles

Ronald R. Rodríguez Barrios /ECS

ANACO. De las quejas y lamentos diarios, los anaquenses quieren pasar a la denuncia de negocios y comerciantes, formales e informales, que están incurriendo en la deleznable práctica delincuencial del sobreprecio, que es una especie de robo a mano armada, pero en la que el instrumento de coacción es la necesidad que tiene la gente de adquirir algún producto.
Yelimar Guzmán señaló que en un negocio que funciona donde antes operaba “Chica Preciosa” están vendiendo por encima de los precios que están publicados en la Gaceta Oficial, único instrumento facultado para autorizar el coste de los productos.
“Están vendiendo el kilogramo café en polvo en 1.700.000 bolívares y por la misma cantidad de la harina de maíz artesanal cobran 730.000. Es una barbaridad”, espetó la ama de casa desde su residencia ubicada en el sector El Progreso de la ciudad de Anaco
Reclamó la mujer de 43 años de edad la presencia de las autoridades de la Superintendencia Nacional para los Derechos Socioeconómicos (Sundee). “En vez de estar en sus oficinas haciendo quién sabe qué, deberían de ir a la calle a visitar los comercios, tanto formales como informales, y supervisar los precios de los productos”, dijo.
“Qué guerra económica ni qué nada, acá lo que hay es un grupo de vividores abusando del pueblo porque los entes y personas encargadas de dar cumplimiento con las leyes no cumplen con la labor para la que fueron contratados por el Estado venezolano. Así ellos hacen respetar el legado de Chávez que reclamaba eficiencia o nada”, comentó Guzmán.
Yelimar se dirigió hasta el Seniat para hacer la denuncia respectiva, pero de allí la mandaron para el Mercado Municipal, desde donde la enviaron para el Centro Comercial Unicasa y tampoco encontró la oficina de la Sundee. “Es que ni siquiera se sabe de un número telefónico para hacer una denuncia, así serán las ganas de trabajar que tienen”.