Productores pidieron implementar plan de soberanía alimentaria

Jesús Rincón

EL TIGRE. Un grupo de productores de la zona sur de Anzoátegui acudieó a la Defensoría del Pueblo en El Tigre con el propósito de solicitar al Gobierno nacional que garantice los alimentos, ya que según ellos las importaciones de rubros están empobreciendo a los venezolanos y los trabajadores del campo lo han abandonado por la falta de apoyo.
Julio Evans, en representación del gremio de productores de la zona sur de la entidad anzoatiguense, explicó que el documento que consignaron ante la Defensoría del Pueblo refleja la exigencia en que el Gobierno nacional cumpla con el deber de suministrar insumos a los campesinos para que puedan producir alimentos.
“Acudimos a la Defensoría del Pueblo porque es un órgano que debe velar por derechos y como el alimento es un derecho humano porque si no consumimos alimentos no podemos vivir, entonces hemos hecho este planteamiento para que se aboquen y hagan valer nuestros derechos ante el Gobierno nacional”, explicó la fuente.
Evans dijo que la producción nacional de alimentos ha caído en más de un 90%, lo que es extremadamente insuficiente y no cubre la demanda de alimentos en el país.
El productor agrícola señaló que desde el Ejecutivo no se han realizado gestiones pertinentes que conduzcan a recuperar la producción de alimentos en Venezuela. Acotó que recientemente inició la temporada de lluvias y sólo se han sembrado en el país unas 30 mil hectáreas, por lo que para suplir el abastecimiento de alimentos se requieren al menos un millón de hectáreas de sembradíos en el territorio venezolano.
“Según los datos que maneja el Gobierno se han sembrado nada más 30 mil hectáreas cuando la demanda nacional se puede cubrir con un millón de hectáreas. La Mesa de Guanipa, que era un emporio de producción agrícola en el país, hoy está en cero la siembra de rubros como cereales, oleaginosas, leguminosas, entre otros; la producción de animales también se ha venido a cero”, expuso.
Evans afirmó que los productores han abandonado las fincas porque no tienen los insumos mínimos para poder sembrar, además del problema de la seguridad, pues los pocos productores que quedan en los fundos han sido víctimas de atracos y persecuciones.
Concluyó que para recuperar la producción en la zona sur de Anzoátegui se requieren unos seis meses, con asignación de semillas, fertilizantes y abonos para poder sembrar, por lo que de lo contrario se podría desatar una hambruna porque no hay manera como producir alimentos ni en la Mesa de Guanipa ni en Venezuela.