Gobernación de Nueva Esparta denunció a la alcaldesa por accidente en fiestas de San Juan

ANA CAROLINA ARIAS

Nueva Esparta.- La Gobernación del estado Nueva Esparta, a través del director de Seguridad y Orden Público, Henry Jaspe, interpuso una denuncia formal ante el Ministerio Público (MP), por presunta negligencia en la organización y desarrollo de las festividades de San Juan Bautista, donde resultaron lesionadas al menos 20 personas con traumatismos y quemaduras, producto del estallido irregular de fuegos pirotécnicos.

Desde la sede del MP, el director informó que la denuncia se hizo directamente contra la alcaldesa del municipio Díaz, Marisel Velásquez, en virtud de la omisión que hiciera la autoridad municipal de la solicitud de permisos ante la Gobernación y bomberos, lo cual contraviene una serie de normativas y resoluciones nacionales y regionales.

“Actuamos en cumplimiento al artículo 269 del Código Orgánico Procesal Penal que como funcionarios nos obliga a denunciar la comisión de un presunto hecho punible. Queda ahora en manos del Ministerio Público determinar con sus investigaciones las responsabilidades a lugar”, indicó Jaspe.

En el texto se pide además precisar la procedencia y control de calidad de los materiales pirotécnicos, así como la pericia de las personas encargadas de su manipulación.

Asimismo, el director regional exhortó al resto de los 11 alcaldes a respetar las normas y procedimientos establecidos para la realización de actividades masivas. “Se hace necesario que todos los funcionarios estén comprometidos con la ley y la cumplan para garantizar la seguridad de los ciudadanos del estado Nueva Esparta”, sentenció.

Las fiestas de San Juan son muy concurridas en esta localidad por ser su Santo Patrono. Asistentes a la misma comentaron que el accidente ocurrió por una falla en la máquina especial para el lanzamiento de fuegos artificiales, pues en vez de elevarse explotaron directo hiriendo a las personas que estaban cerca.

Los lesionados fueron 14 adultos y 6 menores, entre ellos un niño de 17 meses con quemaduras en el abdomen. La mayor queja es que en la Clínica El Espinal, el ambulatorio de San Juan y centros de atención cercanos tuvieron problemas para atender a los heridos pues no había ni guantes.