¿Qué ocurre con la grasa que perdemos al adelgazar?

El exceso de grasa es perjudicial. Este es un mantra conocido por todos, pero cuestiones como por qué almacenamos demasiada grasa o para qué se usa esta se escapan muchas veces de nuestras manos.

La grasa, junto a otras moléculas como la glucosa o los aminoácidos, actúa como un combustible y nos permite funcionar. "Lo que hace es oxidarse para convertirse en energía", afirma Paloma Quintana, dietista y nutricionista en el centro Aleris de Valencia. Así, la grasa no se disuelve, ni se elimina, se utiliza.

Un procedimiento más lento

A la hora de obtener energía nuestro organismo no tiene por qué recurrir a la grasa. De hecho, cuando necesitamos obtenerla de manera rápida -como al hacer ejercicio- nuestro cuerpo se apoya en nuestra fuente de hidratos de carbono (glucógeno), ya que es una vía más veloz.

Quintana explica que estas características dan lugar a confusiones, pero que aunque durante el ejercicio no quememos tanta grasa, a posteriori sí. "Generas un déficit energético y nuestras mayores reservas de energía en el organismo son la grasa", sostiene.

La musculatura y la energía

La especialista asegura que aunque no es cierto el mito de que la grasa se convierte en músculo con el ejercicio, un cuerpo más musculado 'gasta' más energía, y por tanto grasa, que uno menos musculado.

"El tejido muscular es muy 'caro' de mantener, necesita mucha energía. Las personas que entrenan tienen su metabolismo basal -la energía que gastamos para mantenernos vivos- aumentado", explica Quintana.

Fuente 20minutos.