La tierra prometida de los venezolanos en Perú

Más de 3.000 venezolanos cruzan diariamente la frontera peruana escapando de la crisis política, económica y social que viven en su país bajo el gobierno del Presidente Nicolás Maduro.

Debido a la cercanía, Colombia es el país que alberga la mayor cantidad de venezolanos, cerca de 900.000 personas, lo que generó un colapso migratorio. Por esto muchos están optando por seguir el camino al sur. Así, Perú se convirtió en el segundo país con más venezolanos: 353.000, de los cuales 16.000 son niños.

El viaje es duro: una semana se demoran en llegar hasta las fronteras peruanas después de cruzar Colombia y Ecuador. La mayoría de los venezolanos, si no todos, viajan en bus. Después del incremento de los controles en las fronteras en Venezuela, solo dos empresas hacen el recorrido y no salen a diario. El pasaje tiene un valor aproximado de US$ 300, el que pueden pagar únicamente en pesos colombianos o dólares.

El aumento explosivo de venezolanos en los dos últimos años obligó a la oficina de migraciones en Perú a atender desde mayo de forma continua 24 horas al día. Así, buscan responder al flujo de 3.000 venezolanos que ingresan diariamente al país y que necesitan formalizar su estadía. Se espera que la cifra siga en alza.

Perú es uno de los países que otorga mayores beneficios y acceso a los venezolanos. Desde febrero de 2017 existe el Permiso Temporal de Permanencia (PTP) que permite a los extranjeros trabajar, estudiar y acceder al servicio de salud pública por un año. El único requisito es haber ingresado legalmente al país.

Además, existe el Acta de Permiso Extraordinario de Trabajo (APCT) para laborar temporalmente, aunque debido al colapso del servicio -los que solicitaron el trámite en junio serán atendidos en noviembre- la mayoría sigue como turista, estatus que permite la estadía por seis meses en Perú. Los demás son considerados ilegales.

Según el Informe Mundial de Tendencias de Desplazamiento de la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur), Venezuela es el cuarto país que presenta más peticiones de asilo en el mundo. En Perú las solicitudes alcanzan a 126.997 y en EE.UU. a 68.270.

El barrio “chamo” de Lima

En el distrito capitalino de San Juan de Lurigancho se escucha salsa, en las ventanas de las casas hay banderas de Venezuela y es común ver camisetas del mismo país por las calles. Es el barrio con la mayor cantidad de venezolanos en Perú.

“De cada 10 personas siete u ocho son venezolanos, en la calle hay más ‘chamos’ que peruanos”, dijo a La Tercera, Renee Cobeña, creador del único albergue gratuito para inmigrantes en Lima, ubicado en calle Los Olmos.

En un local comercial adaptado como hogar viven 145 extranjeros en el albergue Sin Fronteras. En un inicio se llamó albergue de venezolanos, pero con el tiempo llegaron: colombianos, bolivianos, haitianos y argentinos, por lo que cambió el nombre.

Aunque existen otros lugares para inmigrantes en Lima, éstos cobran US$ 3 por noche, mientras que el de Cobeña, conocido como el “Oskar Schindler de los venezolanos en Perú”, no tiene costo e incluye comida, cama y asesoría legal. “En teoría deberían estar hasta 20 días, pero la realidad es hasta un mes. Hay otros que se van a la semana o a los días, a medida que van consiguiendo trabajo”, explica Cobeña.

La mayoría de los venezolanos que llegan a Perú trabaja en el comercio ambulante. Así, es habitual verlos en las esquinas del centro y del barrio con sus puestos de comida: arepas, tizanas, perros calientes, donas y jaleas.

Según la ONG Unión Venezolana, el sueldo promedio de un compatriota legal en Perú es de US$ 259, mientras que los profesionales pueden llegar a ganar US$ 457. Los vendedores informales logran unos US$ 6 diarios.

A través de redes sociales, los venezolanos evidencian el buen trato que han recibido en Perú, a pesar que muchos solo están de paso mientras esperan cruzar a Chile o Argentina. “Para los venezolanos es difícil entrar a Chile. En el paso Chacalluta piden muchos papeles para ingresar. Hay una señora embarazada en el refugio hace seis meses con dos niños y tiene a su esposo en Santiago. Intentó pasar, pero la devolvieron porque los niños no tienen pasaporte.”, señaló Cobeña.

Durante el régimen de Alberto Fujimori en Perú (1990-2000), más de 110 mil peruanos emigraron a Venezuela.

Fuente: La Tercera