Arrestados cuatro funcionarios de Pdvsa por derrame de crudo en río Guarapiche

MATURÍN. Cuatro funcionarios de Pdvsa fueron detenidos por ser los presuntos responsables del derrame petrolero que produjo -el viernes 6 de julio- la contaminación del río Guarapiche que surte de agua potable a los habitantes de la ciudad de Maturín, estado Monagas.

La aprehensión se practicó el domingo a solicitud de la Fiscalía 12 del Ministerio Público del estado Monagas. Se trata del gerente de Planta Gas y Agua Furrial, Luis Jiménez; el gerente de Producción, Yoe Richer González Rondón; así como los operadores de guardia de consola durante el derrame, Gyvenshy José Sanabria Barreto; y el panelista, Irwin José Rendón Brito, según reseñó el portal web elorientaldemonagas.com

Los cuatro permanecen en la sede del Comando Nacional de Antiextorsión y Secuestro (Conas) de la Guardia Nacional Bolivariana en Maturín, a orden de la mencionada Fiscalía.

La gobernadora de Monagas, Yelitza Santaella, informó el domingo en su cuenta de Twitter que debido al derrame que contaminó el río Guarapiche, hay “un total de 184 mil personas afectadas directamente por la paralización del servicio de agua en la Planta Guarapiche”

Sin embargo, al paralizarse la planta del Bajo Guarapiche que surte de agua a 7 de las 10 parroquias de la capital monaguense, la cifra de 184 mil personas no corresponde con la proyección poblacional del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) para el 2018, que dice que en Maturín hay 608.578 personas, según el portal web Efecto Cocuyo

“Además, se estima que en esas parroquias está el 80 % de la población del municipio que se surte de la planta, por lo que el número de personas que quedó sin agua sería de 486 mil 862. Una diferencia de 302 mil 862 maturineses que no fueron incluidos por Santaella en su balance oficial de 184 mil personas”, expresó por su parte el periodista Ronny Rodríguez.

La estatal petrolera estima que se derramaron 1.000 barriles de petróleo sobre el río, lo que equivale a entre 159 mil y 200 mil litros de crudo, que contaminaron el afluente por segunda vez en seis años, después del derrame del 4 de febrero de 2012.

Fuente: Noticierodigital.com /Foto: La Nación