¡Génesis ha vuelto!

De un plumazo acabó el sueño de estar en los Juegos Olímpicos de Río 2016 e inició una batalla de dos años que finalmente tuvo un capítulo feliz en los Centroamericanos de Barranquilla.

La deportista de 23 años se colgó dos medallas de oro en la categoría 53 kilogramos en las justas caribeñas, que fueron el escenario de un regreso triunfal.

"Hace dos años prometí llorando que regresaría así, por lo alto. Ahora estoy feliz porque Génesis ha vuelto", dijo Rodríguez en entrevista con Efe, luego una conquista liberadora que le permitió dejar atrás la sanción impuesta por la Federación Internacional de Halterofilia (IWF, por sus siglas en inglés), de la que en su momento señaló: "soy inocente, fui víctima de una trampa".

En Barranquilla mostró su mejor versión, esa que brotó para hacerla subcampeona en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015, otro logro que le costó lágrimas pues sufrió un desmayo en medio de la competencia.

"Estoy muy feliz y emocionada de darle esta alegría a Venezuela en mi regreso. Fueron dos años de trabajo duro. Nada me detuvo. Regresé por todo lo alto y sé que mi país está contento", comentó.

Rodríguez se soportó en "la constancia, la disciplina y el amor", motivada por el respaldo que recibió de su formador, el entrenador Carlos Pinto, y del cubano Roberto Hernández, quien también ha ayudado en su preparación.

En ese periodo sin competencia, la venezolana se refugió en la academia y ahora está en octavo semestre de Fisioterapia.

"Los amigos de la universidad me pidieron no rendirme. Me decían: 'dale, tú puedes volver'. Me retiré siete veces, pero volví", confesó a Efe la bicampeona centroamericana.

Ya en Barranquilla, no ocultó que tuvo "muchos nervios", pero ejecutar movimientos limpios le entregó la confianza para el resto de la competencia, sin permitirle a las pesistas dominicanas acariciar el oro, pues en su mirada había hambre de gloria.

"Mi familia me apoyó. Salí de Venezuela con la idea de ganar estas dos medallas. Estuve concentrada 17 días en Medellín y acá están los resultados", apostilló.

Para la deportista, el Campeonato Mundial de Halterofilia de Turkmenistán es próximo desafío, en el que espera una medalla y superar ese séptimo lugar que ocupó antes de la pausa. Sin embargo, prefiere simplemente fijarse como meta realizar los seis movimientos y en estar en el podio.

"Ha sido muy dura mi carrera. Dios me ha puesto muchos obstáculos para vencerlos, pero eso me ha hecho más fuerte como persona y deportistas. Estoy trabajando para estar en Tokio, ya que no pude estar en Río".

Y con la satisfacción del deber cumplido ratificó para sí misma que Génesis ha vuelto, tal y como lo demostró al mundo con dos oros colgando en su pecho.

 Fuente EFE