Bernardo Ledezma: Canto y petróleo

CARLOS SAN DIEGO

Cuando nació, los instrumentos musicales estaban a su lado. Su cuna fue un chinchorro trenzado. Desde ahí, oía los sonidos del cuatro. A prendió a caminar tropezando con un arpa. Su uso de razón le abrió los sentidos al ritmo de un joropo. La casa de sus padres Bernardo “lapo” Ledezma y Ada Flores, es una casa de músicos y cantantes. Para nada le fue ajeno ese entorno. Un destino de por vida.

Bernardo “nano” Ledezma nació en hospital Dr. Felipe Guevara Rojas de El Tigre, estado Anzoátegui, el 6 de octubre de 1986.  Desde los 5 años de edad canta y toca cuatro. La mano no le alcanzaba a cubrir el diapasón, pero se las ingeniaba. La melodía la guiaba su cerebro.

Algunas montoyeras 

Empezó cantando las canciones tradicionales de Francisco Montoya “el tigre de Payara” y Jesús Moreno, con la orientación de su papá y sus hermanos mayores Johnny “lapito” Ledezma (arpista), de sus primos Miguel Ángel Zamora (bajista) con quienes después como cuatrista formaron la agrupación musical, herencia del “lapo” viejo. La sangre busca los latidos de su corazón.

Mostrando casta

A los 11 años de edad, en el 2000 ganó el festival escolar Cantaclaro en representación del estado Anzoátegui, en Valle de La Pascua, estado Guárico, interpretando el seis por derecho “Yo sí soy el papaupa” escrito y popularizado por Francisco Montoya. Alto rango.

Mientras cursaba estudios de bachillerato ganó la Voz Liceísta en El Tigre. Y ya en la Universidad Nacional Experimental de las Fuerzas Armadas (Unefa) de donde egresó como ingeniero en Patróleo, ganó en Cumaná, estado Sucre, el festival de la Voz Unefista. Etapas de formación.

Vocación y trabajo

Como cuatrista y cantante, más que todo cuatrista, mientras estudiaba, comenzó a trabajar en el conjunto de su padre. Eso le permitió basar lineamientos de su carrera artística que hoy, además de cantante y compositor es arreglista, director y productor musical. La experiencia nunca está demás.

Confiesa que de estas virtudes, quizás, con la única que no nació fue la composición. El numen le llegó ya con cierta madurez. Tenía 25 años cuando empezó a escribir canciones. En You Tube hay varios videos suyos con temas de cantantes reconocidos como Reynaldo Armas y Julio Miranda. Le han ayudado mucho en su proyección artística. Un abrebrecha. 

Producción discográfica

En su primera producción discográfica “Déjame llevarte”, Bernardo “nano” Ledezma incluyó ocho canciones de su firma de las diez que conforman la placa musical. Los promocionales son “Déjame llevarte” de la autoría de Johnny Zamora y “Yo soy el recio joropo” de Lindolfo Pimentel, que ya levantan vuelo en toda Venezuela y países latinoamericanos. Muchos migrantes se los llevan en sus valijas. No hay fronteras para este joven que aprendió a caminar  tropezando y con un arpa. Ese, indiscutiblemente, es su destino.

 “Eres”, “Mil veces tú”, “Si le ponemos cariño”, “Derecho a ser feliz”, son algunas de las cancioines de este disco de Bernardo Ledezma,  Este trabajo que recién acaba de presentar a los medios de comunicación lo grabó con los conjunto de los arpistas Johnny “lapito” Zamora y Roberto Rodríguez. Familia y de un mismo patio.