Ana Elys Barrios: La copla de Santa María

En el llano las supersticiones  sobreviven. Habitan el alma de los moradores. Son el espíritu mismo de antiguas y nuevas generaciones. Después de esa vaina que inventó Jesús Daniel Quintero  “el tigrito de Mata Negra” sobre la historia de la muerta que sale en la carretera de los Llanos, en la curva de Agua Amarilla, entre Santa María de Ipire, estado Guárico y Pariguán, estado Anzoátegui, para quien ha oído el corrío, pasar por Santa María de Ipire, es como más curioso. La canción comienza a darle otra relevancia en la percepción geográfica y subjetiva del ser humano, más allá de ser la tierra de Francisca “pancha” Duarte, de Reynaldo Armas, de Euclides Leal,  de José Manrique, del padre Olazo y J. A. Armas Chitty; más allá del renombre., pulula el misterio. Llano es llano, compay.

Fue en Santa María de Ipire, donde nació una muchacha, que por su rostro y su palabra no niega que arraiga su formación en una hermosa cultura llanera. Sí. Ana Elys Barrios vio la luz del sol en esta población que hasta hace poco olía a corrales al amanecer. Eso fue el mes de octubre de 1987. Es la segunda de la prole compuesta de cuatro hembras y dos varones que trajo a este mundo Toribia Medina y Domingo Barrios. Pilar y cumbrera de la casa.

La infancia de Ana Elys, transcurre como lo desearía todo niño: en el campo. El sector Portachuelo vio sus juegos, correrías, contenturas, llantos. Delante de sus ojitos de tímida mirada escuchó sus primeros cantos y supo de su nostalgia cuando debió marcharse, al terminar el sexto grado en la escuela local. Cruzó el río Orinoco.

En Ciudad Bolívar cursa el bachillerato. En esos años la vocación por el canto también comienza reclamarle más dedicación. Entre sus canciones favoritas tenía varias de Reynaldo Armas, Francisco Montoya y algunas de las más aplaudidas que interpretó la malograda Elisa Guerrero. En ese entonces ingresa al Centro de Formación para el Arte y la Locución. Pero saliendo de la adolescencia, los amores la estremecen. A los 20 años de edad es madre de su único hijo. Recuperada del parto; casi sin despegar el muchacho de las tetas, reanuda los estudios. Se graduó. Es licenciada en Gestión Social. Las llaneras no se rinden.  

Una vez culminado su proceso de formación universitaria, Ana Elys, ve la oportunidad de dedicarle el tiempo que desde hacía años le venía reclamando el canto. Para ello se prepara. Ensayos, arreglos. “Quita aquí…”  “Pon allá…” “Regresa a donde quedamos ayer…” Todo ese trabajo le deparó su primera producción discográfica: “La criollita del cantar”. Grabó “La criollita del cantar”, con el conjunto del arpista José Gregorio Martínez, Otra prueba de sus virtudes.

En primera instancia promocionó  “Para usted, mi Señor”. El disco incluye diez canciones. Ocho llevan su propia firma. Y ahora viene con más. Por diferentes medios de difusión y redes sociales ha lanzado a consideración de usuarios, seguidores y amigos, cuatro canciones: “Enamorada de ti”, “Así me pasa contigo”, “Nuestra música es primero”  y “Ya lo tengo decidido”. El disco completo se puede disfrutar de la mano de Iván Herrera en https://lapuertadelllano34.blogspot.com/ Con o sin superstición, Santa María de Ipire, está bien representada. Ana Elys Barrios: Voz, pluma, mística y carisma.