Paquetazo de Maduro le metió nitro a la hiperinflación en Anaco

Ronald R. Rodríguez Barrios /ECS

ANACO. Según algunas personas encuestadas, lo único para lo que han servido las medidas económicas impuestas por el presidente Nicolás Maduro es para meterle “la mocha a la inflación venezolana”. No faltan quienes defienden el plan del Gobierno nacional y piden “tiempo” para “ver los resultados”.

Para María de Pérez, Isabel Lara, Ernesto Torrealba y Luis Pimentel, el “paquetazo de Maduro” dejó a los venezolanos “rojos rojitos de la rabia, la impotencia” y, agregan que de ese “color revolucionario” quedaron sus cuentas bancarias.

María de Pérez fue contundente cuando reclamó que de nada sirve aumentar el salario porque esto lo que hace es incrementar los precios de los alimentos. “El Gobierno no quiere enterarse de que el problema no lo resolverá subiendo sueldos para que suban los precios”.

Agregó Lara que “el incremento desproporcionado del salario a 1.800 soberanos fulminó puestos de trabajo, cerró empresas y animó mucho más a la inflación. “La carne, el queso y los huevos no hacen otra cosas más que subir de precios”.

Torrealba se quejó que el “paquetazo revolucionario” elevó la carne a más de 200, el queso lo colocó en 350 y los huevos en 600”.

Estima Pimentel que el bachaqueo se ha incrementado en la misma proporción en que los organismos de seguridad ciudadana han dejado de ejercer medidas de supervisión y control de los llamados precios justos. “Nadie respeta los precios de la Gaceta nacional”.

Por otro lado, Teresa Pirela pidió paciencia a los anaquenses. “No se dejen llevar por los ataques de la derecha apátrida. Esta nueva economía necesita tiempo para que se vean los resultados”.

A pesar de que no está convencido de las medidas adoptadas por el Ejecutivo nacional, por considerarlas de derecha, Ramón Figueroa las defiende “con los ojos cerrados”. Dijo que “tragó veneno al oír la receta de la derecha en la boca de un presidente chavista, pero es lo que hay, por lo que seguiré fiel al proceso”.

Pirela y Figueroa coinciden en afirmar que la poca acción de las policías, los militares y el alcalde de Anaco son responsables de gran parte de los problemas que hacen que la inflación local sea más feroz que otras localidades venezolanas.