Galope será clave en las elecciones de concejales ante la alta abstención que se espera

Ronald R. Rodríguez Barrios / ECS

Anaco.- Según las experiencias narradas por algunos de los candidatos a concejales en el municipio Anaco, el éxito de la jornada electoral convocada para el próximo 9 de diciembre dependerá, en alto grado, de la capacidad de movilización que tengan las fuerzas políticas en pugna.

En el argot político, el operativo que se encarga de desplazar al elector cautivo o “amarrado” en las planillas de 1 X 10, se denomina “galope”. Cuando la mayoría del electorado convocado a participar en los comicios tiene a inscribirse en la abstención, saldrán electos quienes sean más efectivos a la hora de llevar la gente a votar.

En Anaco, según candidatos de varias tendencias políticas dan cuenta que en su peregrinación por las comunidades, la población no está ganada a visitar las urnas electorales con la finalidad de renovar a los nueve concejales que integran al Concejo Municipal, órgano legislativo local.

“La gente en los barrios está decepcionada, ha perdido la esperanza en el liderazgo local porque ni los rojos ni los blanquiverdes han solventados ninguna de las necesidades de la población, sino todo lo contrario, cada problema es más grave conforme pasan los días” comentó un aspirante a edil local.

No sólo el rechazo de más del 70 % que los anaquenses sienten por el alcalde Guevara Marrón y el protector del pueblo influirá. También es determinante la poca o nula popularidad que tienen los abanderados. “La gente de los sectores no les conocen y los que medio suenan están muy rayados”.

Otro de los factores que afectará la participación popular es la incoherencia del alcalde y sus incondicionales, quienes han llamado a la abstención en procesos electorales anteriores, alegando poca credibilidad en las rectoras del CNE y en las condiciones de evento comicial, que siguen siendo las mismas que se cuestionaron hace pocos meses atrás.

Así pues, que quienes saldrán electos no podrán hacer alardes de liderazgos porque deberán su elección a las llamadas maquinarias electorales, quienes impondrán su agenda a candidatos débiles por lo que la ciudadanía volvería a perder protagonismo en la gestión municipal.

Sólo una alta participación electoral en contra de las fuerzas de poder dominantes podrá impulsar el necesario e impostergable cambio que exigen los anaquenses en la gestión pública municipal. El voto es la última palabra del pueblo. El juego está en manos de la gente.