Gasolina, más cara con el cono nuevo

Diario 2001

CARACAS. Las habituales filas largas en las calles de Caracas y otras ciudades de Venezuela ya no son sólo para conseguir alimentos o medicinas. Desde hace un tiempo la gente se forma para comprar gasolina en el país “con las mayores reservas de crudo del mundo”.

Pero el último producto barato que le quedaba a los venezolanos comienza a sentir los efectos de la recesión. La crisis, que complica la importación de comida, medicamentos y otros artículos, está ahora está mostrando sus dientes, de manera muy silenciosa, en las estaciones de servicio. Aún cuando no existe una disposición formal que oficialice la medida, en la práctica, la gasolina aumentó exponencialmente su precio legal en este mes, debido a debido a la caducidad del llamado bolívar fuerte, que entró en vigencia esta semana por decreto presidencial.

Así, con la entrada de los “soberanos” y su carente circulación de fracciones en la realidad, la gasolina, cuyo costo era de un bolívar fuerte por litro, tendría que pagarse -al menos la llenada del tanque-, con un soberano, o sea, cien mil veces más, pero dado que la moneda de un soberano no se consigue, hay que pagar con la moneda de 0,50 céntimos -también dificil de conseguir- o, como lo hace la mayoría, con un billete de dos soberanos, lo que, de facto, eleva el incremento unas doscientas mil veces, su valor hasta ayer.

Hasta el momento, ninguna autoridad del Ejecutivo o de Pdvsa se ha ofrecido para explicar este aumento de facto plausible en todas las estaciones de servicio.

Poca e importada. Lo que está sucediendo en las estaciones de servicio es solo una arista del cúmulo de problemas que viene arrastrando la industria de la refineración en el país, donde el menor suministro de crudo, la falta de inversión, mantenimiento e incluso de personal provocaron el desplome de la producción de gasolina. A lo largo de este año, las refinerías venezolanas han operado a tasas históricamente bajas. Algunas de ellas se han detenido completamente por semanas debido a fallas técnicas, falta de inversión, programas de mantenimiento aplazados y un suministro insuficiente de crudo.

Con este panorama, la agencia de noticias Reuters dio cuenta esta semana, citando documentos internos, de la intención del gobierno de importar en este diciembre más de 300.000 barriles por día (bpd) de productos derivados para aliviar el déficit interno de combustible; una importación que tendría un valor promedio de al menos 18 millones de dólares, una cuantiosa cantidad que la república tendría que desembolsillar diariamente en período de crisis.

Pdvsa no ha podido este año producir suficiente combustible para satisfacer la demanda local y cumplir con los suministros a sus clientes, incluidos los contratos de petróleo a cambio de préstamos con Rusia y China, según los documentos citados por la agencia.

Así, de enero a noviembre, la petrolera estatal importó 19.000 bpd de crudo principalmente para alimentar su refinería Isla, en Curazao, y 234.000 bpd de productos refinados, que incluyen nafta para diluir su producción de petróleo extrapesado, gasolina, y diesel para la generación de energía.

Entretanto, los 253.000 bpd de importaciones totales en lo que va del año representan un máximo histórico y un incremento de 40 por ciento en comparación con los 180.250 bpd adquiridos el año pasado, según cifras internas de Pdvsa analizadas por la agencia de noticias. El valor total de las compras sumó 3.150 millones de dólares. Los proveedores incluyeron una unidad de Reliance Industries de India, el brazo de refinación de Pdvsa en los Estados Unidos, Citgo Petroleum, las petroleras rusas Lukoil y Rosneft, unidades de China National Petroleum Corp, y varias firmas de intermediación que reciben crudo venezolano y combustible residual para “apoyar” a la petrolera nacional en sus compras ante larestricción de efectivo que enfrenta la compañía, lo cual la ha llegado -según Reuters- a hacer intercambios usando asfalto, nafta u otros productos.

http://www.2001.com.ve/en-la-agenda/197947/gasolina--mas-cara-con-el-cono-nuevo.html