Fantasma del aumento salarial atemoriza a la población anaquense porque alimentará a la inflación

Ronald R. Rodríguez Barrios /ECS

ANACO. La mayoría de los anaquenses están preocupados porque este 10 de enero, en ocasión de que el presidente Nicolás Maduro juré el cargo por seis años más, el primer mandatario nacional promulgue un nuevo incremento del suelo mínimo porque hasta ahora la medida sólo ha servido para alimentar más al proceso hiperinflacionario que empobrece a la población.

“Es como dice el refrán que quien está picado de culebra y lo asusta cualquier bejuco”, dijo Betsy Marrón, quien estima que el remedio que ha venido empleando el Ejecutivo nacional ha sido la de subir el sueldo “lo que ha sido peor que la enfermedad”.

El comentario de Marrón, secretaria de 38 años de edad, hace referencia a que se ha hecho casi una costumbre a que a las subidas de salario le sigan, de manera inmediata, una escalada feroz de incrementos de los precios.

“El Gobierno sigue el mismo patrón: Subirá el sueldo para tratar de hacerse popular y luego vendrán unos incrementos desproporcionados de todos los artículos y servicios”, alegó la mujer.

Semejante opinión sostiene la militante revolucionaria Esther Prieto que no duda en responsabilizar a la oposición de la inflación. “Los apátridas que se oponen el gobierno socialista ya tienen listos los nuevos precios porque saben que el Presidente decretará nuevos salarios cuando jure el cargo este 10 de enero”.

Prosiguió la fémina, que se confiesa sin pudor chavista radical, que el “Presidente obrero debe tomar medidas de protección al trabajador y de control de precios para que resguarden el valor real del salario”.

“De nada servirá subir el sueldo si no salen las fuerzas de seguridad a enfrentar a usureros, bachaqueros y ratas de todo tipo que viven aprovechándose de las necesidades del pueblo”, alertó Prieto.