Población anaquense espera que el Gobierno anuncie más y mayores bonos para sobrevivir

Ronald R. Rodríguez Barrios /ECS

 

ANACO. En los pocos días que van de enero, la hiperinflación venezolana ha demostrado que no juega carritos. Los incrementos de precios no sólo no se detienen, es más, ya no es que se produzcan de un momento a otro, sino que ahora suben en más del 100% de “ya para ya”. Ante este cuadro, una mayoría de venezolanos tiene puesta sus esperanzas en la entrega de “más bonos gubernamentales”.

Los llamados bonos son parte de un programa de entrega de dinero a los portadores del “Carnet de la Patria”. Los beneficiados han utilizado estos recursos para “agarrar aire” y adquirir alimentos para subsistir.

Andrés Guerrero, obrero municipal, que además se favorece con los programas “Hogares de la Patria” y “José Gregorio Hernández”, sorteó la época navideña gracias al bono del “Niño Jesús”.

“Los 10 mil soberanos (expresión moderna para referirse a la moneda venezolana, tradicionalmente conocida como bolívar) me salvaron el diciembre porque todo se puso súper caro”.

Guerrero, padre de cuatro hijo de 2, 5, 7 y 10 años de edad esta “esperando” que el presidente Nicolás Maduro anuncie más depósitos de dinero para este mes de enero. “El pueblo está pegado (quebrado económicamente hablando) y necesita al menos unos 25 mil bolívares soberanos para rescatar el inicio del 2019”.

Para la ingeniera recién graduada María Mata, “el pueblo se acostumbró a los bonos, así que el Gobierno nacional debe anunciar al menos uno mensual, que deberá subir de monto cada 30 días entre los 8 y 12 mil soberanos”

“No hay otra manera de hacerle frente a una economía vuelta loca que presente unos precios que están muy lejos del alcance de la capacidad productiva de los venezolanos, o depositan más bonos o nos moriremos de hambre”, dijo Esteban Blanco, jubilado de la industria petrolera.

Una inmensa mayoría espera que entre los anuncios que hará Mduro, en ocasión de la juramentación del cargo para el período 2019-2025, se indique la cancelación de un nuevo subsidio económico que “debería” de ubicarse, según parte de la población, entre los 20 a 25 mil bolívares soberanos, “porque todo está horriblemente caro”.