Piden a los concejales interpelar al alcalde por el desabastecimiento de agua en Anaco

Ronald R. Rodríguez Barrios /ECS

ANACO. Ante la grave y prolongada crisis de suministro de agua que están sufriendo los anaquenses, algunos pobladores pidieron a los concejales que interpelen al alcalde y le reclamen que se aboque a resolver el problema.

Desde que Luis Guevara Marrón asumió el cargo de alcalde de Anaco, ciudad localizada en la zona centro del estado Anzoátegui, el abastecimiento del vital líquido es ineficiente en más del 90% del municipio, según las denuncias que a diario se manifiestan por los medios de comunicación y por las redes sociales.

La indiferencia con la que el ayuntamiento local ha tratado los llamados de ayuda de parte de las comunidades han motivado a que los vecinos involucren al Concejo Municipal, con la esperanza de que el órgano legislativo y de control impulse a la rama ejecutiva del Poder Público Municipal a dar respuestas oportunas y positivas a la vez de implementar acciones a corto, mediano y largo plazo.

“No hay manera de que la alcaldía surta de agua a las comunidades”, afirmó Raquel Núñez desde el sector Simón Bolívar. “Los concejales tampoco han hecho nada con respecto al tema”, añadió la mujer.

En las comunidades sugieren que a falta de agua por la red de tuberías, “Guevara Marrón y Barreto Sira (gobernador del estado Anzoátegui) están obligados a calmar la sed de los anaquenses implementando un operativo de emergencia con cisternas que llene del elemento vital los tambores del pueblo”.

Rogelio Meneses califica de “negligencia” que ni la alcaldía, ni Pdvsa, ni la gobernación se ocupen del tema. “No podemos esperar a que ellos reparen las fallas porque nos estamos muriendo de sed, están obligados a abastecernos de agua a como dé lugar”, reclamó.

“Estamos cansados, van 13 meses desde que los adecos ganaron la alcaldía y va el mismo tiempo en que no se recibe el líquido por las tuberías”, indicó Samuel Requena desde La Esperanza, quien agrega que “sólo mandan cisternas para los dirigentes de los partidos políticos”.

La población se encuentra desesperada porque se ven obligados a meter mano en los bolsillos para comprar a los cisterneros, que cada día cobran más.