Opositores de Anaco valoran de manera positivas acciones de la AN y del diputado Juan Guaidó

Ronald R. Rodríguez Barrios /ECS

ANACO. La población opositora del municipio Anaco se encontraba deprimida, confundida, desesperanzada y dividida. Ante semejante cuadro, los factores alienados con el gobierno de Nicolás Maduro se frotaban las manos: La mesa de la perpetuidad de la izquierda estaba servida, y sobraban manjares.

Esa frialdad de los votantes, llamados viudos de la Mesa del Unidad Democrática (MUD), se derritió el pasado 10 de enero, cuando el presidente de la Asamblea Nacional, diputado Juan Guaidó, tomó el liderazgo del movimiento que busca sacar del poder a Nicolás Maduro y convocar a elecciones presidenciales para que la población elija un nuevo gobierno que ponga fin a la crisis económica.

Es Guaidó, y sólo él, quien llena las concentraciones populares en las que los emblemas, dirigentes y partidos políticos son rechazados por los manifestantes. “Hemos venido porque tenemos confianza en que este muchacho (Guaidó) no se dejará manipular por los politiqueros del gobierno o de la oposición”, comentó Clara Martínez.

“Hay que salir del régimen y eso también implica dejar por fuera a la dirigencia opositora que nos ha traído hasta este punto”, opina la empresaria que tiene claro que “bajo el cuento de la unidad muchos están tratando de pescar en río revuelto”.

 

Unidad sin chantaje

A pesar de que entiende que ahora es fundamental que todos pongan “un grano de arena” para salir de la crisis, apuesta a que los venezolanos no “están dispuestos a aceptar como candidato a cualquiera” y “exige” que quienes aspiren a postularse a cualquier cargo de elección popular “debe contar con el respaldo del pueblo y no sólo de los cogollos políticos”.

Rodrigo Mendoza es uno de más de los cientos de anaquenses que salieron a las calles a atender las invitaciones hechas por el líder del Parlamento de la nación porque “representa caras decentes, frescas y no comprometidas con  los fracasados del pasado”.

“Desde lejos se nota que lo que quieren Ramos Allup y la casta corrupta es quitar a Guaidó para ellos cobrar”, dijo el estudiante de comunicación social que “repudia” la presencia de banderas y consignas de los partidos de oposición en los cabildos abiertos, lo que interpreta “como un intento de secuestro del proceso que adelanta la AN”.