Chavistas de Anaco reclaman más beneficios sociales para hacer frente a la ayuda humanitaria

Ronald R. Rodríguez Barrios /ECS

ANACO. Estima una parte de la población chavista de la ciudad de Anaco que la revolución tiene que “ponerse las pilas” y reforzar la agenda social porque “de lo contrario el pueblo le dará la espalda al Ppesidente Nicolás Maduro”. El temor se incrementa en la medida que se acercan las horas en que se ha anunciado el arribo de la ayuda humanitaria enviada por el gobierno de los Estados Unidos.

Carmelo Gutiérrez, “chavista de pura cepa”, confiesa sentirse “preocupado” porque si no contrarrestamos las acciones del “golpe de estado de la derecha y de la guerra económica, atestiguaremos la muerte del legado del comandante supremo”.

Aclara Gutiérrez que permanece “rodilla en tierra” en respaldo al presidente Nicolás Maduro y por eso siente el “deber y el derecho” de hacer las “críticas oportunas” al proceso revolucionario para que pueda ser “salvado”.

“Tengo varios amigos que ya no preguntan para cuándo otro bono o por noticias de las cajas del CLAP porque ahora andan pendiente de la bendita ayuda humanitaria esa”, confesó el caballero de 50 años de edad.

Parecida es la experiencia de Norma Juárez que narra que antes de la “guerra económica” la mayor parte de su familia “era” chavista. Ahora sólo ella permanece apegada a la narrativa gubernamental. “Todos saltaron la talanquera para la derecha, mis padres, mis tíos, mis hermanos”, dice la trabajadora ambulante a la que le “duele y apena” relatar que “hasta mis hijos quieren otro presidente”.

“Es hora de que Maduro revolucione el país”, pidió la mujer que se atrevió desde su humilde posición social en “recomendar” a la dirigencia municipal del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) diligenciar más ayudas del CLAP para todos los anaquenses sin distingos de ningún tipo” o se atreve a presagiar que “el pueblo le dará la espalda a la izquierda venezolana y abrazará efusivamente a las fuerzas imperiales comandadas por Donald Trump y Europa”.

Devela la mujer, de 27 años de edad, que “entre chavistas” conversan y admiten que la situación económica es “el punto débil del presidente Maduro” por lo que reclaman, “en defensa de la memoria del presidente Chávez que se tomen acciones como bonos y cajas del CLAP para todos”, sin excluir a quienes no portan el Carnet de la Patria.