Jefes de calle de los CLAP en Vista Alegre “B” hacen un nuevo censo

Ronald R. Rodríguez Barrios /ECS

ANACO. Todo parece indicar que los responsables en Anaco de suministrar productos a los jefes de calle del CLAP (Comité Local  de Abastecimiento y Producción) de la comunidad de Vista Alegre “B” recordaron las necesidades             que en materia de alimentación padecen los vecinos de ese sector.

Y como primera medida del presente año acordaron ordenar a los voluntarios de esta estructura política del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) realizar un nuevo censo entre los habitantes de la barriada del municipio que se encuentra en el centro del estado Anzoátegui.

“Es probable que vendamos algo esta semana”, comentó un responsable de los CLAP cuando los lugareños le preguntaron cuándo volverán a tener noticias de la caja o la bolsa de alimentos. “Así que tengan a la mano el efectivo”, recomendaron para que los posibles beneficiados tomen las previsiones, toda vez que conseguir el papel moneda está harto difícil.

Si bien una parte de las personas manifestaron alegría por la buena nueva, otra expresó tener serias dudas al respecto. “Ver para creer”, dijo una señora de 56 años de edad de la que conservaremos su identidad en el anonimato para evitar que la declarante sea objeto de la caza de brujas correspondiente.

La misma mujer comentó que los jefes de calle salieron porque “el gobierno quiere contrarrestar a toda costa que el pueblo reclame la ayuda humanitaria” por lo que, según la abuela, “hay que agradecer que Guaidó puso a esta gente a trabajar”.

Una voz oficialista también se dejó escuchar. Para la revolucionaria los venezolanos “no necesitan limosna de nadie porque para eso el Gobierno Socialista ayuda a los más necesitados con bonos y CLAP”.

En lo que si concuerdan ambas expresiones en que el pueblo tiene necesidades alimenticias que no es posible subsanar por sí mismos, por lo que el Ejecutivo se ve en la obligación de implementar planes sociales a los fines de proteger a la población que sufre los embates de una prolongada crisis económica que llena de miseria varios rincones de Venezuela.