Usuarios piden atención para el Centro Deportivo Hugo Chávez en Anaco

Ronald R. Rodríguez Barrios /ECS

ANACO. Al Centro Deportivo Hugo Chávez de Anaco, al centro del estado Anzoátegui, se presentan a diario centenares de personas a disfrutar de unas instalaciones deportivas que mucho costó, años de luchas e inversión financiera, tener. Los usuarios aprecian signos de deterioro que “piden” sean atendidos, “dejando de lado las diferencias políticas existentes”.

Baños en mal estado, poda a los árboles, fallas en la iluminación, inseguridad, mallas alrededor de la cancha de fútbol, las banderas de Venezuela rotas y falta de mantenimiento general piden los anaquenses que a diario disfrutan de la instalación.

Al parecer, la indiferencia que el alcalde Guevara Marrón tiene con el Hugo Chávez no es indolencia. Según rumores, se trata de un “acto premeditado de desprecio hacia la comuna Simón Orence”.

Los afectados de esta “pelea tonta” son niños, desde los tres años en adelante, que entrenan fútbol en la sede y los anaquenses en general. Entre los jugadores adultos proliferan quejas por el descuido del centro. La sensación generalizada es que “Guevara Marrón abandonó la instalación por represalia con la comuna Simón Orence”.

 “Al final están pagando los deportistas y la comunidad porque la edificación beneficia a opositores y oficialistas por igual”, dijo Carmen María Luna, usuaria del lugar, que a sus 60 años de edad se presenta a diario a caminar junto a su esposo de 67.

La población “reclama madurez política” y “exige” al alcalde Guevara Marrón, al gobernador Barreto Sira, a la presidente de la Cámara Municipal, Alcira Alvarado, a la comuna, a la constituyente Petra Tovar, elegida por el movimiento comunal, a Fundacomunal, a Pdvsa, a la EPS Ché Guevara, ejecuten un plan de mantenimiento y mejoramiento constante del Hugo Chávez.

 

El conflicto

Antes de ser reinaugurado como Centro Deportivo Hugo Chávez el lugar fue conocido desde su fundación como el parque INAM, ya que la instalación fue construida y administrada por el liquidado Instituto Nacional de Atención al Menor.

Para finales de la gestión del exalcalde Francisco Solórzano se anunció la remodelación de la cancha de fútbol, a la que se le reemplazaría la arena por grama artificial, una tribuna, iluminación, baños y vestidores, que sería financiada con recursos del Gobierno nacional, por intermedio de Fundacomunal, la Empresa de Producción Socialista (EPS) Ché Guevara y la alcaldía de Anaco.

El proyecto fue inaugurado por el exburgomaestre Marcos Ramos. Desde entonces, las reformas,  admiradas, festejadas y agradecidas por la comunidad anaquense, eran administradas por el Instituto Autónomo Municipal de Deportes y Recreación de Anaco (Iamdra). En aquel tiempo la cancha recibía mantenimiento dos veces al año, los baños estaban en perfectas condiciones y cualquier eventualidad se resolvía con prontitud.

Desde la llegada de Luis Guevara Marrón a la alcaldía de Anaco, en diciembre de 2017, el Centro Deportivo Hugo Chávez no ha visto un solo centavo de la administración municipal, que evita así cumplir con los deberes que le impone la Ley Orgánica del Deporte.

“¿Acaso la única política deportiva municipal es crear, mantener económicamente y pagar a los jugadores del equipo de softbol del hijo del alcalde?” preguntó un dirigente deportivo del que resguardaremos la identidad en el anonimato para protegerle de posibles represalias.