Inició la tercera división de Anaco Sport Club

Ronald R. Rodríguez Barrios / ECS

 

ANACO. Futbolistas anaquenses de la talla de Ángel Torres, Luis Suárez y Raúl Liendo, de la brillante generación del 93, han vuelto a las canchas para revivir el sueño de jugar de manera profesional. El milagro ha sido posible gracias al inicio de los entrenamientos del equipo que representará a la Fundación Anaco Sport Club en llamado torneo de tercera división del balompié venezolano.

Además de Torres, Suárez y Liendo, a la aventura se han sumado deportistas contrastados como Julio Causado, José Zabala, Manuel Ramos, Gregory Almerida, José Antonio Figuera y Joelvis Rondón, entre otros, a quienes se ha visto presentarse en punto de las 7:00 de la mañana en la sede del Centro Deportivo Hugo Chávez, localizado en la avenida Mérida de la ciudad de Anaco.

En la sesiones de entrenamiento dirigidas por el experimentado y afamado profesor Omar Ramírez, ex DT del laureado Estudiantes de Guárico, también acuden destacados jóvenes futbolistas como Antonio Bonett, Hugo Pérez, Kelwin Porras, Edgar Rodríguez y Alí Vargas, de quienes se espera una gran actuación.

Destaca también la presencia de los juveniles José Antonio Camacho, Jean Carlos Lazarde, Brayan Jiménez, Edward Salazar, José Cedeño, Moisés Chaurant, Jackinson Levoni y Deninson García (hijo).

Esta apuesta por el equipo de tercera división de Anaco Sport Club significa mucho para la generación de futbolistas anaquenses nacidos en los años 90-91-92-93-94-95-96-97-98 y 99, a quienes se les escapaba el sueño de formar parte del circuito de competencias más importantes de la Federación Venezolana de Fútbol (FVF).

La presencia del profesor Ramírez en tierras gasíferas podría significar el inicio de la era de la necesaria profesionalización del fútbol anaquense, que ha sido un anhelo ancestral de una parte de la sociedad del balón pie local.

Ramírez también fungirá como la máxima autoridad en los combinados que representarán a Anaco SC en la Copa de Oro de la FVF, a saber, Sub 13, 15, 17 y 19, por lo que es presumible esperar una elevación de la etapa formativa y la potenciación de las cualidades de los futbolistas infantiles y juveniles.

 

Foto: Ronald Rodríguez Barrios.