Llueven piedras sobre techos de los hogares anaquenses en horas de la noche

Ronald R. Rodríguez Barrios / ECS

ANACO. Al caer la noche sobre las barriadas anaquenses ocurre, desde un tiempo a esta parte, una extraña lluvia de piedras que cae sobre los techos de las viviendas. El “fenómeno” no se origina en un capricho de la naturaleza sino en las perversiones propias de los delincuentes que atacan a los hogares de la gente decente.

Testimonia Zunilde Ávila, a quién le rompieron el techo a pedradas hace un par de noches, que recibió uno de los mayores sustos de su vida cuando sintió como sonaba el zinc de su hogar. La mujer que reside en la comunidad de Alta Vista señala que la intensión de los “malandros” es comprobar si hay personas dentro de la vivienda. “Sino salé nadie entonces ellos entran al inmueble y se llevan todo lo que consigan” dijo.

“Hace dos noches los choros le cayeron a piedras al techo de mi casa y me lo rompieron porque andan averiguando que casa ha quedado sola” dijo la mujer que denunció que los oficiales de la policía no se les ve patrullando por las calles sino que son avistados en algunos negocios protegiendo a los comerciantes.

La misma situación se repite en los hogares de decenas de comunidades anaquenses. Los reportes de los vecinos que han sufrido de este tipo de ataques de la delincuencia llegan desde sectores que las fuerzas de seguridad han abandonado a su suerte como Vista Alegre “A” y “B”, La Esperanza, El Progreso, Montaña Alta, Las Parcelas, Simón Bolívar, 23 de enero, El Paraíso, Pueblo Nuevo, Algarrobos, Los Olivos, Las Colinas, Libertad, El Ocho, El Cinco, Las Vegas, Anaquito y muchos otros.

Los vecinos claman porque el alcalde de Anaco, el gobernador de Anzoátegui y los líderes políticos de la revolución se pongan a trabajar en el tema.

 

Foto: R. R. Rodríguez B.