Anaquenses temen que con las lluvias empeore el servicio eléctrico

Ronald R. Rodríguez Barrios / ECS

ANACO. En Anaco no es un secreto que el suministro de energía eléctrica se resiente durante la temporada de lluvias, lo que vendría a empeorar, si es que cabe el término, la prestación del servicio del municipio del centro del estado Anzoátegui para mayor dolor de cabeza de la población.

Desde que caen las primeras “garúas” en la llamada ciudad gasífera de Venezuela el servicio que presta la estatal eléctrica comienza a presentar interrupciones. Además de los, habituales, cortes mientras dura la precipitación, se producen otro tipo de problemas, saber, guayas y transformadores que echan chispas o presentan diversos daños.

“En Anaco el sistema eléctrico es una maraña de cables por doquier, de guayas sin tensión, de ramas de árboles que se incrustan entre el tendido de alta y baja tensión, de transformadores quemados, que “voladores” (papagayos) enredados entre los cables, de postes a punto de caerse” comentó Felipe Romero, desde la comunidad de El Paraíso

La mima situación se repite en la mayoría de los sectores populares anaquenses, donde los habitantes han reclamado, por años, mayor atención a las autoridades de la empresa responsable de emprender estas mejoras, que debería de implementarse en la época de sequía.

Asimismo,  las exigencias han sido manifestadas, por todos los medios disponibles, al alcalde Luis Guevara Marrón cuya gestión en este campo es nula al igual que la gestión del gobernador de Anzoátegui Antonio Barreto Sira.

Del malestar de la comunidad con el tema energético no se salvan los voceros de los consejos comunales y los concejales de la ciudad de Anaco. “El chavismo controla y administra los recursos de las comunas y no procura invertir para mejorar y hacer mantenimiento a los tendidos eléctricos” refirió Soraya Mateo, en Villa Anzoátegui.

“Los concejales ya se sentaron en los tronos de la Cámara Municipal de Anaco y de inmediato se olvidaron del pueblo” apuntó la mujer de 44 años de edad.

Foto: Cortesía.