Temer deberá regresar a la cárcel

BRASILIA. El expresidente de Brasil, Michel Temer, reveló que se entregaría este jueves a la justicia brasilera de forma voluntaria luego de que un tribunal federal derogara su habeas corpus y le ordenara regresar a prisión mientras se realizan las investigaciones por los supuestos delitos de lavado de dinero y corrupción.

Temer dio a conocer la información la noche del miércoles a periodistas que se encontraban haciendo guardia en la puerta de su casa, en Altos de Pinheiros, zona oeste de São Paulo, indicó el portal de noticias G1, reseñó Prensa Latina.

“En primer lugar, la decisión de la justicia se cumple. Segundo punto, claro, la considero totalmente equivocada bajo el enfoque jurídico. Siempre sostuve que en esas cuestiones no hay prueba, para mí fue una sorpresa desagradable, pero mañana (hoy) me presento voluntariamente”, expresó Temer.

El Tribunal Regional Federal de la segunda región (TRF2) por dos votos a uno; estableció la cárcel de Temer, quien fue detenido el 21 de marzo por orden del juez de primera instancia, Marcelo Bretas, en un caso de corrupción.

El exmandatario tras haber sido privado de libertad en la llamada Operación Descontaminación, fue liberado a los cuatro días tras un fallo preliminar del juez, Ivan Athié.

Además, el juzgado dictaminó que regresará a prisión el excoronel João Baptista Lima Filho, amigo íntimo de Temer, no obstante, preservó los habeas corpus para el exministro Moreira Franco, Carlos Alberto Costa, María Rita Fratezi, así como Carlos Alberto Costa Filho y Vanderley de Natale.

En ese sentido, los abogados de Temer y Lima solicitaron que pudieran presentarse ante la justicia, sin tener que ser apresados.

Los fiscales afirman que existe riesgo de reiteración de crímenes y en la acusación se alega corrupción, engaño, lavado de dinero y organización criminal.

Temer arribó al poder en 2016 tras un golpe de Estado parlamentario, ejecutado contra la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff.

El político, de 78 años, fue arrestado en marzo después de que la Fiscalía lo acusara de beneficiarse con sobornos pagados por diferentes empresas y de ser el principal líder de una organización criminal que desvió cerca de 500 millones de dólares de recursos públicos durante 40 años.

Desde 2017, Temer logró evadir denuncias por corrupción, debido a su cargo de presidente; no obstante; la inmunidad presidencial se agotó el pasado 1º de enero, cuando entregó la banda presidencial a Jair Bolsonaro.

Fuente: http://www.ultimasnoticias.com.ve