Transportistas llevarán el pasaje urbano a 500 BsS “contra viento y marea” en Anaco

Ronald R. Rodríguez Barrios / ECS

 

ANACO. Si en la sociedad anaquense existe un gremio que efectúa sus decisiones “contra viento y  marea” es el de los transportistas. No tenemos conocimientos de que, en la historia reciente de la ciudad gasífera, los choferes no hayan impuesto todas sus condiciones a los usuarios, sin que las autoridades políticas, civiles y militares puedan hacer nada para impedírselo.

Así ha sucedido en cada una de las oportunidades que los trabajadores del volante se han propuesto elevar las tarifas del pasaje. De nada han valido las quejas de la ciudadanía, ni mucho menos la “acción” de la alcaldía de Anaco o de los concejales para detenerlos. Hasta los policías y militares se han estrellado en la determinación de las líneas que prestas el servicio de traslado de personas.

Por lo tanto no debe de extrañar que en los próximos días los habitantes del llamado corazón gasífero de Anzoátegui, se vean en la obligación de sacar de sus bolsillos la cantidad de 500 bolívares soberanos (BsS) para cancelar el servicio público.

De igual manera, los maltratados usuarios tendrán que hacer milagros para pagar con el billete que los chóferes le demanden, porque  estos profesionales se niegan a recibir los papeles de 2, 5, 10, 20 y 50 “soberanos”.

Fuentes que optaron por el anonimato dan cuenta de una supuesta reunión en la que los transportistas ya habrían fijado, y notificado, a los concejales y al director de Trasporte de la alcaldía de Anaco su determinación de elevar la tarifa y aceptar sólo los billetes de 100, 200 y 500. “Eso es cosa decidida”.

Asegura el informante que supuestamente hubo una reunión entre las autoridades con competencia en la materia y los propietarios de las cooperativas y líneas de transporte en la que estos fijaron su posición, que a juzgar por los acontecimientos pasados, se impondrá “duélale a quién le duela”. Al cónclave no asistió ningún representante de las comunidades o alguien que ejerza la vocería de quienes al final serán los únicos perjudicados con la medida: Los usuarios.

 

Propuestas

La firmeza con que los transportistas imponen, sin impedimento alguno, su voluntad a la sociedad y a las autoridades proviene de la falta de políticas públicas que favorezcan al pueblo. Ninguno de los tres niveles de gobierno, a saber, nacional, regional y municipal, tiene un plan de subsidio ni programas de rutas populares.

“Acá se estrelló el socialismo y la revolución que dicen promover los adecos y los chavistas” comentó Fanny Díaz, quien desde la parada que está alrededor del aeropuerto de Anaco, reclamó que se “constituya una línea de transporte popular” con recursos del poder nacional, la gobernación de Anzoátegui, Pdvsa, le EPS Ché Guevara y la alcaldía de Anaco.

“La única manera de pararle el trote a los usureros de los chóferes es invirtiendo en unidades de transporte, de lo contrario estaremos siempre a merced de estos pillos” argumentó Ricardo Barrera.  

 

Foto: R.R. Rodríguez Barrios.