Cisterneros suben el precio del tambor de agua a 3 mil soberanos en Anaco

Ronald R. Rodríguez Barrios / ECS

 

ANACO. Pasan los días y los anaquenses no ven mejoría en ninguno de los problemas que los agobian, siendo el abastecimiento de agua uno de los que empeora a cada instante que Luis Guevara Marrón permanece como alcalde de la ciudad. La situación se agrava porque hay quienes se aprovechan de la circunstancia para hacer de las suyas.

En la mayoría de las comunidades de la ciudad de Anaco, el centro del estado Anzoátegui, lo vecinos se quejan porque cuando abren los grifos de la tubería no sale ni una gota del elemento vital, lo que pone en serios aprietos a las familias, en especial a las más humildes.

Las personas que, gracias a esta negligencia de la alcaldía, se ven obligadas a pagar para abastecerse del líquido fundamental, quedan a merced de los cisterneros, quienes no dejan pasar la oportunidad para obtener buenos dividendos económicos, aprovechando la falta de autoridad en la que está sumida la ciudad.

Sí hace una semana parecía un exabrupto que por el llenado de un tambor se estaba cancelando la suma de 1.500 “soberanos”, ahora hay que sacar del bolso 3 mil de los nuevos billetes ¡y en efectivo!

Ante semejante ataque al bolsillo del pueblo, los anaquenses exigen al alcalde Luis Guevara Marrón y a los concejales que se aboquen a aplicar medidas que pongan control con un tema tan delicado.

Amalia Córdova, después de manifestar sus molestias contra el burgomaestre y los ediles de la ciudad gasífera, a quienes tildó de “inútiles”, sugirió la implementación de planes de emergencia.

“Así como vienen a los barrios a buscar votos, a besar viejitas  y preparar sopas para buscar votos, así los queremos ver ahora llegando con camiones cisternas a surtir de agua a los hogares anaquenses” propuso la mujer de 50 años de edad.

Considera Córdova que deben involucrarse con el abastecimiento de líquido a las comunidades tanto la alcaldía de Anaco, la gobernación de Anzoátegui, Pdvsa, las empresas de producción socialista y el llamado protector de Anaco, porque el problema merece la atención de todas las autoridades e instituciones públicas.

 

Foto: R.R. Rodríguez Barrios