Proliferan paradas de transporte extraurbano ilegales en el centro de Anaco

Ronald R. Rodríguez Barrios / ECS

ANACO. Decenas de transportistas han expresados quejas y críticas a la gestión del alcalde de Anaco, Luis Guevara Marrón, por permitir, o permanecer indiferente, la instalación de paradas ilegales en pleno centro de la ciudad, lo que afecta de forma grave a las líneas y choferes que sí operan conforme a los mandatos de las leyes y ordenanzas que existen en la materia.

Estos centros paralelos de transporte público no estarían actuando a escondidas. Al menos funcionan a la vista de todos, hasta de las autoridades municipales, policiales y militares. Aseguran los denunciantes que enfrente de la llamada “bomba del mocho”, en la avenida Francisco de Miranda, varios carritos ofrecen su servicio a las personas que tienen que trasladarse hacia la ciudad de Cantaura.

No es esta la única plaza ilegal que opera en la principal avenida de la ciudad gasífera, que está localizada en el centro del estado Anzoátegui. Tan sólo hay que ir a la otra acera para encontrar otro punto de salida de pasajeros que viaja hasta los municipios vecinos de Freites y Aragua de Barcelona.

Más descaro aún es el que se observa en la fuente de la plaza Francisco de Miranda, al frente del Mercado Municipal de Anaco, donde hay autobuses que trasladan personas hacia Puerto La Cruz, Barcelona y El Tigre. Al parecer, las autoridades municipales permanecerían indiferentes porque de por medio estaría metida la mano de un familiar de un diputado a la Asamblea Nacional, que supuestamente se beneficia por ser propietario de cinco buses.

¿Y las autoridades?

Por si fuera poco, al frente de la iglesia Virgen del Valle los viajeros a las ciudades del 88 y Las Claritas abordan autobuses que salen desde el sitio dos veces a la semana.

Los transportistas reclaman al alcalde Guevara Marrón y al director de transporte del ayuntamiento anaquenses, Edgar Guevara, para que pongan control al respecto. Asimismo solicitaron a las autoridades policiales y militares ejercer la autoridad e imponer la ley.

Foto: R.R. Rodríguez Barrios.