En 20 mil “soberanos” se cotiza el kilo de carne de res en Anaco

Ronald R. Rodríguez Barrios / ECS

ANACO. Cuando la población anaquense se presenta en las ventas de alimentos recibe golpes, de manera constante, que le hacer perder la fe de que la grave crisis económica que empobrece a los venezolanos podría solventarse en el corto plazo. No hay un solo día en que los precios de los alimentos no registren un incremento.

“El precio de la carne no lo puede pagar el pobre” según Marycarmen Leonet. La mujer de 36 años de edad asegura que “con el salario mínimo la única proteína que puedes comprar son granos”.

Para la declarante lo peor del caso no es el sobreprecio que tiene el bovino, con respecto al llamado “precio justo”, sino que el valor fluctúa cada minuto que pasa.

“Esa gente se la pasa metida en los teléfonos inteligentes revisando el precio del dólar y si este sube, te cobran más” refirió la compradora que asevera no entender porqué cuando el valor del billete “gringo” baja no ocurre lo mismo con lo que hay que pagar por la carne.

Al momento de cerrar la presente nota, el precio del kilogramo de carne de res se cotizaba en torno a los 20 mil Bolívares Soberanos (BsS.), o sea, 2.000.000.000 de los llamados fuertes que implantó en Venezuela el fallecido presidente Hugo Chávez. Lo que no se cancela en ningún sitio del continente americano.

Hay que gastar mucha suela de zapato para encontrar los pocos lugares en que la proteína animal se encuentre en 15 mil. En la mayoría de las carnicerías lo más barato que hay que sufragar son 18 mil “soberanos”.

Pero la cantidad de 20 mil no es el techo, ni más ni menos. Existen algunos negocios especializados en el ramo que ofrecen el producto vacuno entre los 22 y hasta 25 mil por cada mil gramos.

La población de Anaco eleva, una vez más, un rogatorio al alcalde de Anaco, Luis Guevara Marrón, a los concejales, al protector del pueblo, Jesús Figueroa, a los comandantes de las fuerzas policiales y militares con autoridad en la jurisdicción gasífera supervisen y controlen los comercios, para proteger al pueblo.

Foto: Cortesía.