Regresan con más fuerza que nunca los apagones a la ciudad de Anaco

Ronald R. Rodríguez Barrios / ECS

ANACO. Hace una semana los anaquenses pensaron que había finalizado la pesadilla que les supone a diario padecer de más de cuatro horas sin servicio eléctrico, porque por cerca de cinco días disfrutaron del abastecimiento de manera “normal”. La ilusión se fue al traste el pasado domingo, cuando regresaron los terribles apagones para sumar mayores infelicidades a la población.

Gloria Navarro confiesa que el pueblo “ya se estaba acostumbrado a la normalidad normal”. La mujer de 38 años de edad, con residencia en el Casco Central de la ciudad gasífera, en el ombligo del mapa del estado Anzoátegui, develó que la gente fue muy “ilusa al creer tanta eficiencia del gobierno con el tema eléctrico” y alertó que “esto pinta para largo”.

Los vecinos de los sectores aledaños al Casco Central sufrieron de una larga noche sin electricidad, lo que equivale a decir sin el disfrute de los aparatos de aires acondicionados, en la caliente temperatura anaquense son necesarios, así como la imposibilidad de alumbrar el interior de las viviendas.

Marcos Perdomo, desde el 23 de enero, sintió una profunda indignación cuando vio a su hijo menor de edad prepararse para un examen a la temblorosa luz de una vela a punto de extinguirse. “Ya va a comenzar el gobierno socialista con la tortura de cortar el suministro de electricidad” se quejó.

Al día siguiente, los habitantes de Caucagüita, Vista Alegre “B”, Valle Verde, Ocana, Primero de Mayo, El Bolivariano, y otras populosas barriadas anaquenses sólo recibieron energía eléctrica en horas de la noche ya que en el día vivieron un apagón de más de 14 horas.

Regresa el dolor de cabeza

Marianela Gómez se llevó las manos a la cabeza el lunes por la mañana, en punto de las 7am, cuando fue a encender la luz de la cocina y descubrió que la estatal socialista responsable del suministro energético había vuelto a interrumpir el servicio. “Regresó el dolor de cabeza, o bueno uno de ellos porque la gente del gobierno no para de hacernos más infelices” apuntilló.

 

 

Foto: R.R. Rodríguez Barrios