Población pide a Maduro y a Guaidó que vayan al diálogo y la negociación para salir de la crisis

Ronald R. Rodríguez Barrios / ECS

ANACO. Impulsados por los infinitos problemas que están padeciendo, y que van generando otros nuevos con el paso de los segundos, los anaquenses pidieron a los líderes políticos nacionales que busquen la manera de aunar esfuerzos para “ponerle fin a la prolongada crisis que sacude todos los rincones de Venezuela”.

Además del alto costo de la vida, que cada segundo que pasa es más elevado, los anaquenses están siendo sometidos a una serie de humillaciones que fulminan, de manera despiadada, los presupuestos familiares y deja en nada las proclamas políticas de “generar la mayor suma de felicidad para el pueblo”.

Las fallas en los servicios de suministro de agua potable, servicios médicos, fármacos e insumos, recolección de basura, iluminación pública, seguridad ciudadana y los cortes eléctricos que se sufren en toda la geografía anaquense empujan a la población a solicitar a Nicolás Maduro y a Juan Guaidó “sentarse a conversar” a fin de salir de la crisis económica, social y política que estremece a la población.

Ramiro Requena, de 50 años de edad, militante de los llamados NI-Ni es severo a la hora de cuestionar las capacidades políticas de opositores y oficialistas por igual. La calificación es insuficiente a la hora de valorar las virtudes administrativas de los bloques que pugnan por el poder en el país.

“Ni los que se niegan a salir del gobierno ni los que quieren entrar son capaces de hacer nada por el pueblo, sólo les importan los intereses personales y sectoriales que tienen adecos y chavistas” dijo el hombre que ve “imposible” que “haya una salida pronto”.

Con menos dureza presentó su análisis Blanca Colmenares, admiradora eterna de fallecido expresidente Hugo Chávez. “Han sido todos unos irresponsables al permitir que las cosas llegarán a este punto de miseria, el comandante no habría permitido que la gente sufriera tanto”.

Aleida Vera, estudiante universitaria, fue contundente a la hora de evaluar la situación. “Venezuela está en el colapso general” y consideró que el país “está a poco tiempo de tocar el fondo”. La joven reclamó, en nombre de las futuras generaciones, al gobierno de Maduro que comience a resolver los problemas.

A pesar de manifestar tener simpatía por el presidente de la Asamblea Nacional, diputado Juan Guaidó, Lorena Medina, de 27 años de edad, endilga responsabilidades a algunos sectores de la oposición nacional por lo difícil que está vivir en Venezuela. Pide a las partes sentarse a dialogar.

 

Foto: Cortesía.