Roberto Malaver:
Marcha

¡Si quieres paz, prepárate para la guerra! Estos chavistas no se cansan de hacer marchas por la paz. En un país donde hay tantas guerras: Mediáticas, económicas, psicológicas y la tuya que es mi comadre, y más, vienen estos tipos y se la pasan llamando a la paz, paz, paz, y lo peor es que siempre que marchan va un gentío, que seguramente son los que están deseando que haya un peo para que se acabe la vaina. En cambio, nosotros estamos llamando a la calle, a defender tu salario, no a marchar, porque sabemos que no va a ir nadie, además, le decimos a la gente que se acerque a las inspectorías del trabajo, y que se amuñuñen ahí para la foto. Lo malo de esa vaina es que la invitación la hizo Andrés –paro general- Velásquez, y a lo mejor no va nadie a esa vaina, porque ya sabemos que no hay nada más inútil que un llamado a paro de este hombre de acero cincuenta.

Si uno se pone a sacar cuenta de la cantidad de marchas por la paz que han hecho estos chavistas, seguro que nos vamos a encontrar con que tenemos record internacional como país número uno en marchas por la paz, paz, paz. Estos tipos hacen esa vaina para tener en que entretener a ese montón de gente que anda por allí sin hacer nada. Deberían hacer un llamado a la marcha de la siembra general, y se van ese montón de carajos al campo a sembrar, y así si se pone buena la vaina, y después, cuando pase un tiempo, hacen un nuevo llamado, pero ahora a la marcha de la cosecha general, y se van a recoger el fruto – de tu vientre Jesús- de la marcha de la siembra, pero no, estos carajos salen a la calle a joder, para que uno sepa que hay chavistas que jode, y para que los países que nos quieren ayudar mandando alimentos y medicinas, se echen para atrás porque "allá en Venezuela hay un montón de chavistas que salieron a bailar y a cantar y a pedir paz, paz, paz, por las calles de Caracas y se nota que esos carajos no quieren ninguna ayuda nuestra". Por eso hacen la marcha, para que Darío –gritón- Vivas monte cuatro o cinco tarimas y ponga una fiesta en cada equina y después salen los tuiteros con las noticias por todas partes de que el chavismo marchó pidiendo paz, paz, paz, así como nosotros pedíamos en nuestros tiempos de guarimbas, libertad, clap, clap, clap.

Haciendo marchas son unos machetes esos chavistas, pero para solucionar el peo que tenemos de frente y de perfil, no tienen tiempo, porque se la pasan en una sola marcha. Nosotros nos dejamos de esa pendejada porque ya la gente se cansó de marchar, lo que quiere nuestra gente y el Grupo de Lima, y Trump, Macri, Temer, Duque-Uribe, Borges-Ledezma, y más, es salir del dictador ya, ya, ya, a más tardar ahora en este momento.

El papá de Margot llegó molesto porque estuvo en la inspectoría del trabajo y el único que estaba ahí reclamando su salario era Andrés –paro general- Velásquez. "Y ese carajo no trabajó más nunca. ¿Qué salario le están pagando a él para que reclame? El a mí no me jode, como dijo el compañero Lusinchi". Y se fue al cuarto y agarró la puerta y le metió ese carajazo tan duro, que la nevera se abrió, y menos mal que nada más tenía una jarra de agua adentro. Y un vecino gritó: "Apiádate, desgraciado".

-Únete a la marcha.- Me canta Margot.