Luis Ramón Rodríguez Mata:
¡Aunque usted no lo crea!

Por Ripley

¡No, perdón! ¡Es por otro columnista llamado Luis Ramón!

¡El morir dos veces!

Un muerto se levantó de su “tumba”, resucitado, dirigiéndose por sus propios pasos al piso 10 de su “nicho calabozo” del cementerio sin flores del Sebin y al ver todo aquel sufrir a su derredor de aquella sala de terror, tomó la drástica decisión de lanzarse al vacío, no sin antes pedir permiso al vigilante del purgatorio de aquel infierno… al decirle a éste: “¡Es mejor ante tanto sufrimiento el morir dos veces!” ¡Y zuas! Se lanzó sin esperar a que sus carceleros le colocaran un paracaídas, pero el hombre no sobrevivió porque ya estaba muerto. Sin embargo hay quienes de parte interesada, dicen que este hombre no está muerto; que está de parranda por los predios del imperio. ¡No me-joras!

Flor de mi pueblo  

Sin presa libre y publicidad / por siempre estará sumergido en tinieblas y oscuridad. / Es una mariposa sin los pétalos de sus alas / sin poder volar / ni posarse sobre la flor / a chupar el néctar del saber y el amor / y un pájaro herido sin poder levantar vuelo / que lo guíe a su nido / bajo los horizontes del cielo / sin el cantar y aletear de gallos / anunciando la madrugada del nuevo di-ario / y con la artillería de mi poesía / defiendo la libertad de expresión / de un pueblo que ha quedado sin información / donde nadie sabe nada de nadie. / ¿Cuándo saldrá otro morrocoy azul?

¡No me –joras!.