Luis Ramón Rodríguez Mata:
Definición de palabras en su praxis política actual

Conformidad: Acuerdo.

Conformarse: Resignarse, contentarse con el nada tiene o le darán.

Conforme: Que conviene, conforme con sus  ideales y su pensamiento en todo momento.

Conformismo: Aceptación de lo establecido impuesto por el enemigo.

Todo esto conlleva a un desorden de confusión y falta de claridad en los sentidos, haciéndolos “vacuos”= vacíos e inciertos, llevándonos a ser avergonzados por nosotros por nosotros mismos, al aceptar lo establecido, creando cosas diversas y equivocar el camino de un rumbo planteado, llámese desconocido. Ejemplo de estos, cuando una persona le dice a otra: ¡Todo bien, mi hermano, estamos vivos! ¡Tranquilo, palante es pa’ allá! ¡Esos bonos no alcanzan pa’ ná, pero los tenemos que agarrá, per en no tener ná! ¡Ahora sí que nos acomodamos, eliminaron los periódicos, y a mí qué me importa eso! ¡Con lo que hay que ver con un solo ojo es suficiente! ¡Todo bien!

Aunque sepamos que lo está, toda esta conformidad se nos ha convertido en espejismos desesperanzadores, siendo ya parte de nuestros adagios (dichos) populares de nuestra cultura popular, a la cual nos tienen sometidos, los hacedores= asesores de vicios con razón o sin razón. El país se des-ahoga en la inercia al no plantearse un futuro mejor, que nos saque de esta mala situación. ¡Pero! Ayudémonos nosotros  mismos a salir de esta conformidad y decirles váyanse ya, que tan sólo son espejismos que al romperse, veremos a través de sus roturas ¡otra realidad! ¡Entonces, quién le pondrá el cascabel al gato! ¡Usted sabrá! Y no  me – joras.