José “Cheo” Salazar:
…en nombre de Bolívar

“Echemos el miedo a la espalda y salvemos a la patria”

Simón Bolívar (1783 – 1830)

 

Toda la tragedia que sufre Venezuela se inició el 6 de diciembre de 1998 con la elección de un militar golpista quien montó todo este tinglado en nombre de nuestro Libertador. El primer y gran zarpazo al tesoro público lo propinó utilizando el nombre de Bolívar “El Plan Bolívar 2000” por dónde se robaron una indeterminada cantidad de miles de millones dólares, todavía no hay quien entregue cuentas y mucho menos aparecen los responsables ante la ley. El soberano tribunal del pueblo dictó sentencia y los expuso ante la opinión pública.Ricos, pero inhabilitados política y moralmente. Nunca tendrán tranquilidad de conciencia.

Luego el nombre de Bolívar sirvió para todo tipo de tropelías, atropellos y saqueos. El 6 de diciembre se eligió un gobierno constitucional por un período de 5 años. Eso inmediatamente fue modificado y se proclamó una revolución “bolivariana” que modificó la Constitución Nacional Venezolana como un traje a la medida del nuevo Mesías”. La CNV se le cambió el nombre por CNB, el nombre del país también fue víctima del fanatismo bolivariano y cambió por República Bolivariana de Venezuela. Fue el inicio de una escalada que arruinaría la patria. Nada era inocente.

El plan estaba perversamente calculado para en nombre de Bolívar implosionar la democracia, imponer un proceso de destrucción nacional adelantado por una mal llamada revolución bolivariana. Un líder. Una revolución y un proyecto perverso de destrucción que pulverizó el derecho del pueblo a vivir en libertad. Lentamente, pero a paso de vencedores, fueron limitando los derechos, oportunidades y calidad de vida de los venezolanos. El aparato productivo del país fue la primera víctima. Importaron hasta lo más mínimo. La producción nacional y el compre venezolano, pasó a la historia. El empresario, industrial, productor, comerciante y emprendedor pasó a la categoría de enemigo. Todo en manos de la revolución bolivariana.

Esos polvos trajeron estas arenas movedizas en las cuales ahora el pueblo (nosotros) en medio de la oscuridad intenta sobrevivir. Los más gigantescos ingresos provenientes de la más larga y prologada bonanza petrolera fueron saqueados, quebraron la industria petrolera y las básicas de Guayana, le cayeron encima a las riquezas auríferas sin importarle los daños ecológicos y ahora en nombre de Bolívar, avanzan en el exterminio de todo el que se le atraviese en el camino o se le oponga apoyados en los hombres a los cuales la patria confió las armas, que por añadidura, también se apellidan bolivarianos, herederos de las glorias del Libertador y están convertidos en ejército de ocupación tutelados por Cuba Y todo en nombre de Bolívar.

Ay, Bolívar, tu nombre, tu legado, tus glorias como las han utilizado, tergiversado y falseado para subyugar, atracar, asesinar y saquear a tu pueblo y pretenden continuar en medio de los escombros liquidando lo que queda y para salvar de nuevo a la patria habrá que echar el miedo a la espalda. Nunca el nombre de Bolívar había sido mancillado con tanta saña. Ya ni la moneda que lleva su nombre tiene valor. Y los usurpadores continúan su paso arrasador en nombre de Bolívar. Mayor mácula del nombre del Libertador, imposible.

 

sjose307@gmail.com