Roberto Malaver:
En la oposición se vive mejor

Amenodoro Valcárcel Villamediana es el presidente de la Organización No Gubernamental –ONG- Organizados Para Pedir Libertad –OPPL-. Está sonriente. Se acaba de bajar de su Mercedes Benz y le dijo a su chofer: “te puedes dar una vuelta por ahí mientras parloteo con este medio masivo de comunicación”. Después de saludarnos, tomó asiento y pidió tomar un café: “si hay, porque con esta situación de desabastecimiento solo se puede pedir libertad, y eso es lo que hace nuestra ONG”- dijo.

“Me voy a sincerar contigo porque eres un viejo amigo -siguió diciendo Valcárcel Villamediana- . En la oposición se vive mejor, porque uno monta su ONG y listo, al momento empiezan a llamarte de todas partes para entrevistarte y lo mejor es que empiezan a llegarte ayudas financieras. Y lo bueno es que, como en este caso, que el Gobierno de Estados Unidos está tratando de salir de Maduro, y eso para nosotros es muy conveniente, porque uno se ofrece, y ellos nos invitan y hasta nos premian, y nos sacan en sus medios de comunicación y eso no da mucha credibilidad. Así que vivimos entregados a luchar por todas las libertades: libertad de prensa, de expresión de pensamiento, de presos políticos, de precios, y somos muy abiertos en eso, y en este país todas esas libertades han sido restringidas, y para eso estamos nosotros”.

Prueba un poco del café que ya, sin darnos cuenta, alguien colocó en la mesa, y dice: “Qué bueno está este café, seguro que es colombiano, porque aquí no se produce nada. Y te sigo diciendo. También uno puede fácilmente colocar un familiar en uno de esos partidos políticos que están luchando a favor de la democracia, y al poco tiempo ese familiar está allí viajando y dando declaraciones y percibiendo un buen sueldo por su trabajo político a favor de la libertad. Porque claro, a medida que vamos trabajando y que conocemos a los dueños de los medios y a los dueños de las empresas y de los partidos políticos, así ampliamos nuestro espectro, y vamos creciendo en familia, eso sí, luchando siempre a favor de la democracia, tú sabes, ese es nuestro caballito de batalla”.

En eso, Valcárcel Villamediana recibió una llamada. Atendió. Esperó y dijo “si, como no”. Me dijo que se iba porque tenía que defender la democracia y me dejó allí con la cuenta del café.

Periodista / Profesor UCV @RobertoMalaver