José “Cheo” Salazar:
La oportunidad para los jóvenes

“Los hombres mediocres esperan a que les lleguen las oportunidades. Los hombres fuertes, capaces y alertas, van tras las oportunidades”

 

Bertie Charles Forbes (1880 – 1954)

 

Periodista financiero escocés.

 

 

Es muy común oír en el mundo de la política “a los jóvenes no se les da oportunidad”. Ese estribillo lo repiten en muchos sectores de la sociedad y hasta en muchos medios de comunicación social. A mi entender es una mentira que ponen a correr los interesados para intentar ocultar su flojera, falta de disposición y espíritu de lucha con la deliberada intención de buscar escalar posiciones sin hacer ningún esfuerzo. A nadie le regalan nada en la vida. Todo demanda un sacrificio.

En el mundo político hay que luchar a brazo partido para alcanzar posiciones. El problema no es generacional y tampoco lo es de sexo. No se puede o no se debe aspirar que se le regalen cargos a nadie por ser joven o mujer. Todo el que escoja la carrera política debe prepararse, estudiar, formarse y sobre todo estar dispuesto a sacrificar buena parte de su vida. No es fácil. Tampoco es difícil y mucho menos imposible. Ahora bien, lo que no se puede negar es que, hay que echarle ganas. Es una profesión a tiempo completo.

En todos los procesos históricos se repite el estribillo “es que a los jóvenes no le dan oportunidad” y uno pregunta ¿Quién o quiénes le niegan la oportunidad? ¿Quién o quiénes dan oportunidad? Nadie. Hay que entrar en acción y tener voluntad para resistir y no rendirse en el largo camino. La carrera política cuando se asume con honestidad, vocación de servicio y con la sana intención de ser útil, no importante. Servir y no servirse. Es una bella y sublime profesión. Y hay que meterse en la política antes que la política se meta con uno. El presente es el mejor ejemplo. La política está presente en todo.

Todos somos políticos por acción o por omisión. Por la acción podemos hacer posible nuestros sueños de alcanzar el poder para servir, ganar el reconocimiento del pueblo y dejar una huella en la historia. Por la omisión dejamos que otros tomen las decisiones que afectarán positiva o negativamente a nuestras vidas. Esas dos opciones están y estarán siempre presentes. Cada uno, tiene derecho, a escoger la que considere mejor. Lo que no se puede esperar es que, por ser joven o mujer, los que están dejando el pellejo en la lucha política, cedan sus aspiraciones o entreguen los espacios por los cuales luchan a brazo partido. Eso es imposible.

Hay que bajarse de esas nubes. Los jóvenes están obligados a demostrar su irreverencia, trabajar, formarse y luchar con disciplina. Entender que unas son de cal y otras son de arena. Hay obstáculos y lo que hace interesante y acicatea el espíritu de lucha es precisamente eso. Hay que superar esos obstáculos. Y si lo viejos, con razón o sin ella, pretenden perpetuarse, hay que superarlos y derrotarlos. Las oportunidades no las regalan, hay que buscarlas y con convicción y determinación ganarlas. Eso es emocionante y da sentido a la vida. 

Los viejos de hoy fueron los jóvenes de ayer y los jóvenes de hoy serán los viejos de mañana. Entonces, los jóvenes están obligados a buscar sus oportunidades y labrarse su destino. Las oportunidades tienen fecha de expiración. No las dejen pasar esperando que alguien se las regale.  Nada cae del cielo. Todo tiene su sacrificio y esfuerzo. ¿O no?

 @Cheotigre