José “Cheo” Salazar:
La fuerza de la razón

“La razón se compone de verdades que hay que decir y verdades que hay que callar”

Antoine de Rivarol (1753 – 1801)

Escritor francés

Estamos en un momento crítico. La salvación de la democracia en el país está en peligro. Todo depende de nosotros los venezolanos. Hace 20 años un sector mayoritario de la población, se dejó encandilar por un golpista inescrupuloso y nos metió en este callejón de la amargura. Hoy la gran mayoría del pueblo busca afanosamente, por la vía pacífica, electoral y constitucional salir de la desgracia, pero la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, colocándose de espaldas a la ciudadanía, se empeña en sostener al régimen usurpador. El poder de las armas contra la fuerza de la razón.

Hay que estar claro. En este problema nos metió en el año 98 un sector mayoritario de la población y ahora para resolverlo satisfactoriamente y con resultados beneficiosos para todos y fundamentalmente para los sectores populares, tenemos que luchar unidos, proscribiendo odios, rencores y controlando ambiciones desmedidas. Los que ayer se equivocaron, tienen derecho a rectificar. Lo que no parece valido es que persistan mentes calenturientas que no acepten la rectificación y hayan perdido la capacidad para perdonar. Eso es trágico.

Y mucho más trágico es que, en el sector del liderazgo opositor no se logre un entendimiento unitario para fijar y adelantar una sola estrategia para enfrentar al régimen usurpador. Todos hablan de unidad, pero en su accionar dejan ver las fisuras. El pueblo que no es tonto se percata y la maquinaria publicitaria del usurpador la exacerba a niveles estratosféricos logrando permear en muchos sectores de la sociedad democrática la cual se desencanta. No es culpa del ciego sino de quien o quienes le entregan el garrote. Es la triste realidad.

En medio de ese escenario crítico, un sector importante de la oposición, que apuesta por una salida pacífica, constitucional y electoral – con previas condiciones – está negociando con el régimen usurpador. Esas negociaciones tienen el aval y la presión de la comunidad internacional. Eso nos hace ser optimistas con relación a los resultados. En caso de un fracaso no hay dudas de que, tenemos que seguir con las masivas movilizaciones internas de protesta hasta lograr que la FANB se coloque al lado de la constitución y presiones la salida electoral que todos anhelamos. Es el escenario ideal. La fuerza de la razón tiene que imponerse.

La violencia es el arma de los que no tienen razón. El monopolio de la violencia y las armas la tiene el régimen usurpador. La sociedad civil tiene la fuerza de la razón y un estado de extrema necesidad que no esperará mucho tiempo. Es cuestión de colocarse del lado del pueblo darle una oportunidad a Venezuela y rescatar la democracia. En eso tenemos que emplear todos nuestros esfuerzos. Verdades que tenemos que decir.

 

@Cheotigre