Javier Osto:
El tiempo en retroceso

Quizás en aquel momento aquellas palabras del presidente Hugo Rafael Chávez Frías, tenían una profundidad inmensa, promisorias, llenas de esperanza. Era la visión, mas no la utopía del líder convencido que su gobierno, daría un giro, un vuelco al espectro social, desterrando los dogmas precederos creados por los gobiernos de Acción Democrática y Copey, para erradicar la pobreza de Venezuela.
I
Fue el 28 de septiembre de 2005, en un acto de graduación de la Misión Robinson en Caracas, que el comandante Chávez, hizo alusión a la obra cumbre de  Víctor Hugo “Los miserables”, para referirse a la miseria, a los excluidos, a los pobres, a los miles de venezolanos que no habían podido estudiar por su condición  de pobreza extrema y vaticinaba que todos tenemos que salir de esa condición en los años venideros. Y lógicamente era eso exactamente lo que el pueblo deseaba escuchar para llenarse de la esperanza que había puesto con su alma y todo en aquel hombre visionario y esperanzador.
II
13 años se van a cumplir en septiembre próximo de aquella hermosa alocución presidencial de singular significado, de la cual se extrajo un párrafo que se difundió en la contraportada  de la edición que el Ministerio para la Cultura imprimió del mencionado libro. “...hay un cuarto oscuro, la pobreza, es un cuarto en penumbras, pero más allá de la pobreza hay otro cuarto, tenebroso, es la miseria, es como el infierno... ¡Tenemos que salir todos del infierno...! De la miseria tenemos que salir todos. Todos tenemos que salir de allí en estos próximos años”. Posteriormente en otra alocución donde igualmente hizo referencia a la pobreza arrastrada de lo que llamó Cuarta República, dijo en forma enfática “que se quitaría el nombre si en los años siguientes había lagún niño en condiciones de calle”.
III
Hoy, frente a la realidad actual de nuestro país, valdría la pena preguntarse ¿Qué pasó? ¿Qué nos pasó después de eso? El proceso revolucionario liderado por Hugo Chávez se fortaleció mucho más, por lo menos en las estructura política y de gobierno: El Parlamento se convirtió en una sola fuerza o tendencia, donde se aprobaba sin chistar todas las propuestas gubernamentales, las gobernaciones y las alcaldías mayoritariamente progubernamentales, el petróleo sobrepasó los 100 $, y el gobiernos alcanzó una importante hegemonía en Sur y Centro América.
IV
Hoy en día,  sin embargo, pareciera que aquella realidad de 13 años atrás, a las cuales se refería de forma contundente el presidente Chávez,  lejos de haberse erradicado, ha sucedido todo lo contrario, se han profundizado, se han multiplicado peligrosamente, al extremo de crisis social, retrocediendo significativamente mucho de lo que se había avanzado en cuanto a desarrollo social educativo, de salud, de servicios, la pobreza en ascenso, miles de personas hurgando en los basureros para saciar el hambre, la deserción escolar y de formación es decadente, lo que ha traído la emigración de una gran cantidad de jóvenes, profesionales y talentos que de otra manera estarían sirviéndole a su país. Nuestra gran Venezuela.