Precios de la carne y el pollo asustó este fin de semana

El grito al cielo pegaron los anaquenses cuando los vendedores del Mercado Municipal de Anaco les informaron que el precio de la carne estaba en 7 mil bolívares por kilo, mientras que el pollo ya se ubica en los 6.500 bolívares por Kg.

El bolsillo de los citadinos se ve gravemente afectado ante la voraz inflación del país, porque para adquirir los rubros proteicos de una semana deben de contar con más de 20 mil bolívares.
Una familia promedio de cuatro integrantes para una semana debe comprar entre dos o tres kilos de carne y un pollo, suma que alcanzaría casi una quincena para cualquiera que gane salario mínimo.
Magalis Pacheco, el ama de casa que se encontraba en las instalaciones del principal expendio de alimentos de la localidad gasífera, admitió que salió con las manos vacías, porque su intención era adquirir carne y pollo para hacer una parrilla para compartir con su familia.
“El presupuesto que traje se me quedó corto. Me parece que los vendedores son unos usureros con esos precios tan altos”, opinó Pacheco.
Uno de los vendedores, quien no quiso identificarse por temor a represalias, manifestó que esta semana el disparo fue duro para los carniceros, pero mucho más para los clientes. Afirmó que esta situación se les escapa de las manos y están entre la espada y la pared.
Durante el fin de semana se visualizaron extensas colas en los diferentes comercios para buscar las mejores ofertas, pero allí la situación también los sorprendió, porque era poca la rebaja del rubro de carne blanca.
Jesús García, vendedor, comentó que el precio del pollo se ha disparado desde que inició el año. Asimismo, dijo que desde diciembre el kilogramo de las aves pasó de costar 3.500 a 6.500 bolívares.
“Como consecuencia que no se consiguen los alimentos para la cría de los mismos, el costo se ha incrementado de una manera acelerada. Las ventas van disminuyendo cada vez más porque los clientes prefieren comprar otros rubros que rindan y que no golpee tanto el bolsillo como el pescado”, expresó García.
Maribel Guerra, ama de casa, cuestionó que el aumento del pollo le tiene el salario embargado y ya no sabe cómo hacer para rendir el dinero.
“Hasta cuándo con estos aumentos. Un pollo pequeño ya supera los 10.000 bolívares y hasta más. Mi sueldo quincenal es de Bs. 22.000, lo que me queda no alcanza para nada”, admitió Guerra.
Algunos compradores se mostraron preocupados porque se rumora que va a desaparecer del rubro, alegando que si se llegaba a escasear, el precio iba a aumentar más de lo que se encuentra.