Así fue el funeral de Arnaldo Albornoz

FOTO: SUNOTICIERO.COM

Es martes, son las 10:00 am y el equipo de La Bomba, Televen, no está en el corre-corre propio del inicio de transmisión del programa. Hoy están de luto y cambiaron el estudio de televisión por la Capilla Imperial de la Funeraria Vallés para despedir a su compañero Arnaldo Albornoz, asesinado la madrugada del pasado domingo cuando llegaba a su residencia en la UD5 de Caricuao, en Caracas.

Mientras las animadoras Ly Jonaitis y Anmarie Camacho están al aire, vestidas de negro, llorando y con la voz entrecortada recordando al periodista que desde ese espacio se hizo conocer como “el más temido de la farándula”, varias de las productoras del vespertino se encuentran inconsolables a un lado del féretro donde reposan los restos de Albornoz. También está en la capilla Osman Aray, la otra figura masculina del mismo espacio; afuera, desconcertado, se ve a Juan Carlos Velásquez, cargando con Doña Griselda, según reseñó Venezuela al día.

Hay decenas de coronas a la entrada de la capilla, entre las que figura la muy criticada en las redes sociales de Nicolás Maduro Guerra, hijo del presidente de la República. También hay flores que hicieron llegar la empresa Sony Music, la Corporación Televen y el programa Sábado En La Noche.

Lo propio hicieron el animador Leonardo Villalobos, la pareja de famosos conformada por Rosmeri Marval y Aran de las Casas y el dúo musical Los Cadillacs, entre otros.

Adentro de la sala, personal de seguridad de canal de Horizonte resguarda el féretro, mientras las personas se aglomeran para darle el pésame a Elba Bracho, su madre, quien no se mueve del sofá que está al lado de la urna, y posteriormente ver al presentador estrella por última vez.

Está vestido de esmoquin vinotinto, con corbatín, sus lentes y perfectamente peinado. Encima del cristal hay flores que han dejado sus seguidores y el micrófono con el taco de Televen, canal en el que, según sus propios compañeros, ascendió a gracias al esfuerzo propio.

“Yo tenía tiempo que no veía a tanta gente y tantos artistas aquí, como anoche” comenta la recepcionista de la funeraria. “Mucha gente, mucha gente, se nota que era muy querido”, recalca la trabajadora antes de repetir a una pareja que el sepelio parte a la 1:30 pm hacia el Cementerio de General del Sur, ubicada al oeste de Caracas.

El famoso que se suma a la fatídica lista en la que lo que anteceden Mónica Spear y Yanis Chimaras, por citar solo a algunos; es el menor de tres hermanos del matrimonio entre su Elba Bracho y Simón Albornoz. Este último murió a consecuencia de un cáncer hace ocho años.

“Gracias, papa”, dice, con la mirada perdida, la madre de Arnaldo, a un joven cristiano que ha viajado desde Puerto La Cruz, Anzoátegui, para expresar su pesar por esta tragedia. Al lado está Wilfredo, uno de los hermanos del fallecido. Su llanto resuena en toda la sala. El dolor que hay en el ambiente ensordece.

Su hermano, se disculpa con los medios presentes y dice que quizás más adelante, con el tiempo saque fuerzas para declarar. Llora de nuevo, llora casi hasta quedarse sin aliento. Uno de sus primos, Tony Hidalgo Albornoz, con los ojos aguados lo recuerda como el ser más especial, colaborador y alegre de la familia.

Hay más televidentes en el lugar, personas como Cruz Mireles y Ana Luisa Navarro, vecinas de sebucán, que nunca lo vieron en persona pero que a diario lo sintonizaban para enterarse de lo último del mundo del espectáculo. Compungidas lamentan que el hampa sigan acabando con la juventud venezolana.

Un hombre irrumpe en la sala e inicia el rosario, todos se ponen de pie y lo acompañan. Pide a la Virgen María que de la fuerza a la madre de Albornoz para seguir adelante. Se aglomera aún más gente a las puertas de la capilla. En este grupo figuran los animadores Alex Goncalves y su esposa, la también reconocida, Karen Ferreira.

“Yo estoy convencido que el hampa es parte del plan de Gobierno, y es que resulta absurdo como en la ciudad más violenta del mundo no se hable de planes de seguridad serios, nadie confía en la policía y eso es lamentable. Cuando te enteras que lo matan y, después que choca, y van lo rematan, te das cuenta de la terrible descomposición social que tenemos como país”, dice, entre dolor y rabia, Alex Goncalves en exclusiva a Venezuela Al Día.

“Nosotros estamos impactados, porque a pesar de saber que esto ocurre todos los días a cualquier venezolano, uno igual se impacta cuando le arrebatan la vida a alguien cercano, él era realmente lo que todos han dicho, siempre con una sonrisa, con ganas de trabajar y sin incomodar a los entrevistados”, resalta por su parte Ferreira.

Bellatrix Sánchez, productora de Televen, se pliega al común denominador y, con un nudo en la garganta, rememora que lo conoció en 2012 cuando ingresó al canal. No duda en calificarlo como uno de los mejores seres humanos que había en la planta televisiva. “A mí me encantaba ir a la oficina de La Bomba, a tomarme fotos con él, siempre alegre y dispuesto para todo”, afirma.

Todas las voces coinciden en que es momento de hacer algo, no se resignan a seguir siendo noticia por ser uno más, cualquier fin de semana, en la Morgue de Bello Monte. La gran duda que queda en el ambiente es quién paga por los más de 29.000 asesinatos registrados en 2016, y los cientos de miles de crímenes perpetuados en los últimos 18 años. La decepción vuelve a ganar la batalla.

SUNOTICIERO.COM