Jhonattan Santana: Agradecido de la vida

Natural de San Fernando de Apure, sembrado en el corazón de la selva amazonense, llega a la urbe para presentar su segunda producción musical en la que dice “Le hace falta amor”

CARLOS SAN DIEGO

Los llanos del estado Apure no se cesan de parir cantantes. Así como los garceros despiden la infinidad de aves al amanecer, así también la tierra del negro primero, es incansable en soltar talentos hacia todos los destinos del planeta.

De la más reciente generación que trabajan en el canto llanero es Jhonattan Santana. Apureño, de los que aprende bajo el puente María Nieves a sacar los peces caribes pequeños guindados de las fibras del rabo de una res. Nació en San Fernando de Apure el 1 de enero de 1981.

Con Tío Simón

Desde niño Santana se abrió paso en el mundo de la canción venezolana. Ganó experiencia en el programa Contesta por Tío Simón con Simón Díaz en el canal Venezolana de Televisión. Con apenas once años de edad hizo su primera producción musical (1992) con el título de “Hasta luego Alí, en el nombre de los niños”.

Ese álbum musical fue un abreboca como para dejar una huella marcada por un llanero en las arenas del tiempo. Después se concentra en los estudios. Deja acurrucada en la campechana de los sueños la carrera musical.

Desde el año 1994 se residencia en Puerto Ayacucho, estado Amazonas. En 2014, retoma el canto, profesión que combina como productor y conductor de un programa de radio, El Show Entreverao, que se trasmite por la emisora Marawaka 103.1 FM, una bandera izada desde Amazonas en defensa de la música venezolana.

Gracias a la vida

La segunda producción musical de Jhonattan Santana comienza a fraguarse en el año 2015. Trabaja con los músicos Cristian Gómez y Fernando Marín en el arpa y arreglos; Shalom Zapata y Luis Tovar en el cuatro; Yofrank Pérez en los capachos y Luigi Salas en el bajo.

El disco fue titulado “Gracias a la vida”, como esa canción eterna de Violeta Parra, que la argentina Mercedes Sosa, convirtió en un himno de agradecimiento y regocijo por lo bondadosa que es la existencia.

En “Gracias a la vida”, Jhonattan Santana, presenta canciones como “Vea si me aguanta la mecha”, escrita por él mismo, que según su propias palabras, responde al tema “Las cartas

sobre la mesa”, letra y música de Santiago Medina, que es todo un éxito en la voz de Mayra Tovar. Así mismo, incluye “Corazón de acero”, que también lleva rúbrica suya. Igualmente incluye “Popurrí montoyero” que es la versión parcial de varias canciones exitosas de Francisco Montoya “el tigre de Payara”, a manera de homenaje en vida, que le hace Santana. Otro de los promocionales es “Le hace falta amor”, una balada del compositor mexicano Arturo Leyva, que aquí es trasladada al género de pasaje llanero; y ha sido correspondido de manera excelente por la aceptación del público.

En lo demás, Jhonattan Santana continúa haciendo el trabajo. A veces, metido en el llano, otras en la selva amazonense y también en la urbe. Pero bajo ninguna circunstancia, pierde su cultura llanera, auténtica como taparo de ajicero.