Jeanji Jiménez: Arpa, cuatro y capachos en los manantiales

Este cantautor nacido en La Ciénaga de Cumarebo dejó la música bailable y se entregó en cuerpo y alma a cantarle al llano como quien nace bajo una palma

CARLOS SAN DIEGO

Llegar a Puerto Cumarebo, en el estado Falcón, es tocar uno de esos pedacitos de paraíso terrenal que se orillan en la franja del Caribe venezolano. Hermoso pueblo del municipio Zamora, donde caquetíos y jiraharas dejaron herencias que como las olas, batallan en el tiempo contra el olvido; raza que reafirma el mismo nombre del cacique Cumarebo. Allí amanecer en el muelle deslumbra el alma de cualquier ser humano. Pero un atardecer es capaz de hacer llorar, no se sabe si de alegría o nostalgia, a quien lo contempla. No se sabe si el final, el día se engalana para recibir la noche o el cielo, ya agotado por el sol, suda sangre ante las sombras que se avecinan al ritmo del oleaje.

De Puerto Cumarebo seguimos, casi cuatro kilómetros. Buscamos el pie de la montaña, hacia la ruta de las quebradas, donde las aguas, los insectos, las hojas, el viento, las domables piedras lisas y el eco de la soledad marcan también un ritmo, un compás, un tiempo sonoro impresionante. Llegamos a la pequeña población de La Ciénaga, tierra de muchos manantiales, hermosos y cristalinos como “el llanto de la urupagua” que humedece el suelo para que el retoño no pierda su buena intención de seguir viviendo. Algunos de estos manantiales tienen nombres tan melódicos como Güiri, Quiragua y Taica.

Trago de agua clara

Fue entre estos manantiales, en La Ciénaga de Puerto Cumarebo, como para ser bautizado de una vez con agua bendita, donde nació hombre que le canta al llano: Jeanji Jiménez se llama. Beber del agua que mana del fondo de la tierra aclaró su voz y limpió su espíritu para entregárselo a los destinos de la música y el canto.

Tenía quince años de edad cuando forma parte de la orquesta Puerto Sur en la misma localidad de La Ciénaga. Ya había iniciado estudios de violín y cuatro.

La inquietud de artista lo lleva a grabar cinco sencillos de música tropical que lo dan a conocer como cantante de ese género en toda la falconía y el resto del occidente del país. Pero, aunque cantaba música bailable, Jeanji Jiménez tenía la necesidad de expresarse en lo que realmente lo hacía sentir bien: Cantar música llanera.

Llanero Mix

En el año 2014 funda la agrupación Llanero Mix, con el fin de fortalecer la divulgación de la música de los llanos en el país y más allá de las fronteras. Llanero Mix, además de estar compuesto por los instrumentos tradicionales de arpa, cuatro, maracas y bajo, incorpora el violín.

Material

Con Llanero Mix Jeanji Jiménez grabó en el 2015 su primera producción discográfica llanera “Como yo te amo”, nombre que se debe a un pasaje de Ángel Abreu, que junto a “Joropoeando ando” del mismo Jeanji Jiménez, “Desde que te conocí”, “En aquel medanal” y “Se nos perdió el encanto” que también son de mismo cantautor, forman los promocionales de este disco. “Se nos perdió el encanto” es a dúo con Adrianimix Gómez.

El acompañamiento musical está a cargo de los arpistas José Jordán y Rubén Romero, el cuatrista Fernando López, el maraquero Pablo Loaiza, el bajista Chelique Reyes y la violinista Milángel Salgueiro, con los que ha recorrido gran parte de Venezuela, dejando la estampa de su canto igualito a quien nace bajo una planta de palma en la llanura inmensa. Lo que permite escribir que a través de la música Jeanji Jiménez, joropea con arpa, cuatro, capachos, bajo y la sensible cadencia del violín, en medio de los manantiales, cerquita de la montaña como si en medio de un estero de la sabana se trata.