“Salvar al planeta implica no entregar el Arco Minero”

BARCELONA. Avanza la peregrinación para que la sociedad conozca el desastre ambiental que se vive en el estado Bolívar, en el que los intereses económicos se conjugan con la inoperancia de las industrias básicas para neutralizar la idónea extracción de minerales, como parte de una estratagema del gobierno que entrega 111.847Km2 de tierra al Arco Minero sin tomar en cuenta las consecuencias.
El miembro de la Comisión Mixta de la AN que hace seguimiento al Arco Minero, diputado Américo De Grazia destacó que se vienen realizando encuentros en distintas universidades del país por ser éstas el epicentro del conocimiento que se debe fomentar para generar un cambio de modelo que rescate al país de la involución en la que está sumido.
“No podemos pasar del rentismo petrolero al rentismo minero” sentenció De Grazia afirmando que esta provechosa sustitución, para pocos, no es la respuesta para solucionar el problema económico del país, por el contrario es un nuevo método de control y profundización de la crisis, que auspicia la corrupción de este gobierno oprobioso que bajo el disfraz del nacionalismo entrega nuestras riquezas a cambio de enriquecer a un grupúsculo de forajidos.
El diputado dijo que paradójicamente el capítulo 5 del tan cacareado Plan de la Patria habla de salvar a la especie humana, por lo que aseveró que “conservar al planeta implica no entregar el Arco Minero” recordando que durante 18 años de régimen no ha sido capaz de decretar la creación ni de un parque nacional, pero sí de invadir zonas protegidas para el lucro personal.
Denunció que actualmente en el Salto Ángel es más fácil instalar una empresa minera que un hotel para el desarrollo del turismo, negando la concesión de tierras a los indígenas por preservar intereses económicos, hecho que apuntó los venezolanos tienen la responsabilidad de combatir en pro de construir una sociedad distinta, la cual no será alcanzada por la acción de un país extranjero, sino por la determinación de cambio de los ciudadanos.
Fuente CMAN