Pulso Popular

Rebeldía histórica contra el dolo Constituyente
Hoy el país va lo que podría llamarse el comienzo del fin. Mediante un proceso inédito en nuestra vida republicana las fuerzas opositoras al gobierno convocan a la población para que ratifique su poder originario. Sin organismo electoral de por medio, sin la inclusión de los militares del Plan República pero con vigilancia de representantes extranjeros a un acto poco común en América y de la sociedad se llama a una asamblea de 19 millones de votantes para que exprese libremente, sin que nadie los acarrea, sin intimidación, sin amenaza, a fin de responder si acepta o no la convocatoria a una Constituyente dolosa en su esencia por violatoria de normas jurídicas. El diccionario  de la lengua señala que el dolo es un engaño, fraude o simulación, mientras que en derecho civil el dolo es la voluntad maliciosa que persigue el beneficio propio o el daño de otro cuando se realizan actos valiéndose de argucias. En el derecho penal es el arresto libre y consciente de realizar una acción sancionada por la ley. De tal manera que la manifiesta usurpación de quienes han convocado la ANC hace nula de antemano  el evento, si es que el gobierno definitivamente se lanza al barranco desechando las leyes de la república. La consulta popular convocada por la MUD para hoy  es un símil del Referendo Revocatorio que a pesar de su legalidad negó el CNE. Este domingo  con la vigilancia de las autoridades de las más importantes universidades de Venezuela, de la sociedad civil, sin intervención militarista y con asistencia de invitados del exterior se  marca un hito histórico dentro del orden jurídico de Venezuela y de América que será además derrota  anticipada  a la fraudulenta ANC para dejar más descalificado el doloso del evento gubernamental. Con el espíritu de esos 100 venezolanos que han perdido la vida en las protestas de calles  Por eso decimos que la jornada de hoy es histórica, inigualable y en cierto modo riesgosa para los bandos en pugna.
Diagnóstico del ilegitimo TSJ
Según las investigaciones realizadas por la Asamblea Nacional, los 13 magistrados principales que no están a derecho, es decir no cumplen con los requisitos, según el artículo 263 de la Constitución. Ellos    son: Con menos de 15 años de graduados: Calixto Ortega, Fernando Damiani, Cristian Zerpa y Gladys Gutiérrez. Los que no tienen estudio de postgrado: Eulalia Guerrero, Fanny Márquez y Lourdes Suárez y Mikel Moreno.
Incongruencias  y desatinos
Leyendo  y oyendo lo dicho por el gobernador del Zulia respecto a tomar los fusiles, a uno cabe preguntarse así mismo. Este no es el Arias Cárdenas que declaró que Chávez tenía las manos ensangrentadas y luego llamó al propio Presidente de entonces.
Tibisay Lucena anuncia 1113 puntos sin tinta indeleble para un “pinche” simulacro de votación este domingo. Para la validación de los partidos solo hubo 390 puntos y según el rector Luis Emilio Rodón debieron ser entre 14 y 15 mil. Imaginemos  como irán a inflamar  la cifra de votantes del PSUV.
Mientras el país se debate entre protestas, sangre y falta de comida y medicina, en Miraflores se montan los salsorios para que al ritmo de bandas musicales pagadas, bailen el Presidente y “la primera combatiente”.
Si este fuera un gobierno respetuoso de la ley, no existieran gobernadores interinos puestos por el mismo gobierno en abierta violación a las leyes de la república.
El gobernador del Táchira amenaza con no entregar divisas del DICOM a quienes no voten en la Asamblea Constituyente. El ventajismo e intimidación no tiene medidas en estos fanáticos. De todas maneras no tengo conocimiento que algunos de los beneficiados haya recibido un dólar del gobierno.
La vinculación  directa entre la consulta popular de hoy la ley está refrendada en el artículo 71 de la Constitución Nacional. ¡Quieran o no! Léanlo y se convencerán.
Noticias al cierre
Cuando estábamos por enviar la crónica nos llegaron tres informaciones que consideramos necesario publicarlas.  Tuvimos que reducir al mínimo su contenido por razones de espacio.
1° El general Motta Domínguez presidente de Corpoelec convocó el viernes una reunión con los principales jefes de las regiones de su instituto y les dijo que era obligatorio asistir a votar el 30 de este mes la ANC convocada por Maduro. De los 160 gerentes, 84 no asistieron. El general ordenó que los destituyeran “irán a cobrar sus prestaciones cuando caiga Maduro”, fueron sus palabras... Los demás se vieron las caras. Al salir del cónclave hubo una reacción colectiva contra la medida.
2°. La violencia represiva desatada en Lechería la semana pasada donde hubo muchos heridos entre ellos ocho jóvenes y cinco guardias nacionales fue un espectáculo dantesco. Una médico que asistió a  los efectivos de la GNB confesó lo siguiente:
“A los guardias heridos los llevaron al “Razetti” y allí la gente  quiso sacarlos del centro asistencial. Gracias a Dios nada ocurrió. Uno de los guardias que tiene quemaduras y heridas, no pudo ser asistido porque no tiene cobertura para una clínica. El segundo, está alojado en el SENIAT (las oficinas del organismo está ubicada cerca de los hechos registrados). El tercer guardia estaba en terapia porque el mortero que estalló en la protesta le explotó en el pie. Un cuarto  lo operaron y ya está restableciéndose y el quinto está seriamente lastimado por eso lo trasladaron al Hospital Militar de San Martin en Caracas. Los jóvenes civiles detenidos están en el Core 7.
3° El general Comandante Nacional de la Guardia Nacional, se horrorizó al ver el video que circula por las redes respecto a la represión en Lechería. Ordenó que le trajeran el video. Lo observó detenidamente y concluyó que esos no eran guardias nacionales. La investigación descubrió que fueron “colectivos uniformados de guardias”. Inmediatamente el jefe de la GNB  pidió a Puerto La Cruz el envío  a la comandancia de los responsables. Desconocemos la decisión  final.  
Palabras para estos días
La dictadura, devoción fetichista por un hombre, es una cosa efímera, un estado de la sociedad en el que no pueden expresarse los propios pensamientos, en el que los hijos denuncian a sus padres a la policía; un estado semejante no puede durar mucho tiempo (Winston Churchill).