Edgardo Ramírez le sacó buen provecho al chisme

Es una de las nuevas voces de la música llanera que con apenas dos discos la fama le sonríe

La música llanera ha cobrado vigor en los últimos años. Es indiscutible. Una nueva generación demuestra calidad interpretativa excepcional. Hay compositores de inimaginable inventiva. Hay músicos de facultades que hacen de los sonidos del arpa, del cuatro y de las maracas lo que hace 20 años atrás no se conseguía. Hay una búsqueda incesante. Deseos de perfeccionamiento. Una manera real de engrandecer la expresión de este género musical.

Más pudo el llano

Una de esas figuras jóvenes renovadoras es Edgardo Ramírez. Nació en Calabozo, estado Guárico. Desde niño descubrió su vocación por el canto. Le gustaba cantar rancheras del folklore mexicano y música llanera. Rancheras quizás porque las oía en las últimas rockolas de Calabozo. Y la música llanera, por sus orígenes, su procedencia, su cultura. De las dos tendencias, en el campo profesional ha ganado espacio con resonante éxito, la llanera. Con apenas dos producciones musicales grabadas, ha conquistado un universo innumerable de seguidores, en su mayoría gente joven que lo aclama. Lo aclama en la radio, en las redes sociales y presentaciones públicas.

Vivencias

Su primera experiencia discográfica, “Vivencias”, fue un acontecimiento de lujo. Rebasó las expectativas. Rápido consiguió en canciones como “La que me sabe querer”, “Labranza de mi llanura” y “Tú casada y yo también” una plataforma de proyección en todo el país y en Colombia.

Encadenado al éxito

Después, el joven guariqueño grabó los promocionales “Blanco y negro” y “La cadena del chisme”. Este último, un pasaje de su paisano guariqueño Félix Guarán, pieza que se convirtió en una de las canciones más divulgadas de la música llanera en los últimos tiempos. La perfecta voz de Ramírez fue el marco preciso para consagrarlo.

Supo darle el tono preciso. Acopló la melodía y la entonación para hacer de esta canción, bandera en cada una de sus actuaciones. El éxito de la “La cadena del chisme” fue tal, que

Edgardo Ramírez se ha dado una tregua para calcular y diseñar su nuevo trabajo discográfico, con el reto de sostener su nombradía. Mientras pasan los días, la expectativa crece.

Estudios

Edgardo Ramírez no sólo se encuentra frente al desafío de tratar de repetir el éxito de “La cadena del chisme”, sino intentar superarlo. Además se ocupa de sus estudios en la Universidad Experimental de los Llanos Rómulo Gallegos parahacerse de una profesión alternativa a la de cantante de música llanera.