Comer embutidos es todo un lujo para los anaquenses

DARWIN VILLARROEL / ECS

ANACO. Es todo un reto para los habitantes del municipio Anaco realizar las compras de manera semanal para mantener el nivel de nutrición. Además de tener la ardua labor de conseguir los productos de la cesta básica, también deben hacer lo posible por estirar el dinero para poder adquirir alimentos de charcutería que comúnmente se consumen en el desayuno y la cena.
Algunos comerciantes de la ciudad aseguran que alimentos como el queso, jamón, salchichas y mortadela aumentan de manera constante, situación que los ha venido afectando desde hace un tiempo debido a que hasta el kilo de carne es más barato.
Héctor Colmenares, joven residente de la localidad gasífera, manifestó que quedaron atrás aquellos tiempos cuando se decía en forma de broma que algunos alimentos eran para cierto grupo de clase económica.
“Ni jugando se puede decir que la mortadela es para pobres. Este producto es tan costoso como comprar dos almuerzos en la calle”, dijo Colmenares mientras esperaba en una cola para pagar.

Precios inalcanzables
En una visita realizada por el equipo reporteril de este medio de comunicación a varios establecimientos dedicados a la venta de charcutería se pudo constatar los precios de algunos embutidos. El jamón de marcas reconocidas y de buena calidad varía entre 127 mil y 140 mil bolívares el kilo. El más buscado es el fiambre por ser barato, marcando un precio de 77 mil de los fuertes.
La mortadela especial y de buen tamaño se consigue en 74 mil, en cambio el valor de las salchichas de 400 gramos tienen un costo de 76 mil y las de 225 gramos en 43 mil bolívares.
El queso tampoco se consigue tan barato, el kilo del paisa está en 134 mil y el amarillo en 140 mil.