Le quitaron la vida para robarle prendas

MATURÍN. Humberto José Gil  de 38 años de edad, fue asesinado frente a su casa ubicada en el sector Palo Seco de Las Piñas de Boquerón, estado Monagas.
El infortunado recibió múltiples impactos de bala en la cabeza y le robaron su cadena, anillos y celular.
Familiares de la víctima aseguraron que Gil no tenía problemas con nadie y era pastor de una iglesia.
Era el mayor de dos hermanos y dejó 9 hijos en orfandad.
Localizan cadáver
El cadáver de un hombre fue localizado en la carretera principal del sector San Luis de la parroquia Boquerón del estado Monagas.
El sujeto de aproximadamente 60 años, no portaba ninguna identificación y presentó una herida con arma blanca en el cuello. Vestía un pantalón negro, suéter color verde y unas sandalias negras.
Cerca del cuerpo de la víctima se encontró una cuerda y en la tierra había rastros de que antes de morir se arrastró unos metros hasta la vía principal para pedir auxilio.
Arrollados
La fatalidad tocó la vida de otra familia monaguense, cuando tres personas que viajaban a bordo de una motocicleta fueron arrolladas, dos de ellas perdieron la vida.
El hecho ocurrió en el sector Valle Verde vía Caripito, cuando Betania Ojeda, de 21 años, con su bebé de diez meses en brazos le pidió la cola a su vecino identificado como José Leonardo Bastardo (38) en su motocicleta y se dispusieran a viajar a la población de Puente Punceres. Sin embargo, no pudieron llegar a su destino, ya que en plena vía nacional un carro los arrolló y posteriormente se dio a la fuga.
En el siniestro falleció la hija de Betania de diez meses de nacida, identificada como Xistian Karina Caripe Ojeda, quien presentó traumatismo severo tras el fuerte impacto y murió en el sitio.
Asimismo, el chofer de la moto pereció camino al hospital de Quiriquire, mientras que la madre de la pequeña presentó politraumatismo y fue la única sobreviviente, por lo que fue trasladada hasta la emergencia del hospital Manuel Núñez Tovar de Maturín.
Fuente El Sol de Oriente