Joven muere de paludismo por supuesta mala praxis médica

Yemmy Jiménez

EL TIGRE. Un joven de 23 años de edad se convirtió este jueves en el segundo muerto por paludismo que ingresa a la morgue del Hospital Dr. Felipe Guevara Rojas de El Tigre, en lo que va de 2018. Sus familiares aseguran que se pudo haber salvado si los médicos le hubiesen aplicado a tiempo el tratamiento para esa enfermedad.
Franklin Morales, padre de Kevin Morales, quien murió a las 3:00 de la madruga de este jueves en la emergencia del Hospital de El Tigre, explicó que su hijo, en busca de un bienestar para su familia, viajó en dos oportunidades a trabajar a las minas en el estado Bolívar, permaneciendo entre los dos períodos sólo 22 días. Al regresar, comenzó con los síntomas de la enfermedad, la cual le diagnosticaron dos días después.
De inmediato acudió al Hospital de El Tigre, donde según las palabras del consternado padre, no le aplicaron el tratamiento sino cuando ya era demasiado tarde, llevando a la muerte a su hijo.
Explicó que los médicos que lo atendieron les decían que su cuadro era hematológicamente estable y lo devolvían a su casa, siendo el martes a eso de las 8:00 de la mañana, cuando volvió nuevamente al centro de salud tras desmayarse en su casa. Allí le repitieron los exámenes y se dan cuenta que tenía los dos tipo de paludismo muy avanzado. Alrededor de las 10:00 de la noche de ese día fue cuando iniciaron el tratamiento, pero para ese entonces, ya tenía malaria cerebral y no respondía a ningún estímulo.
Dijo que vio con dolor, cómo una doctora, en su primer día de trabajo en el centro de salud, se paseaba con el medicamento, mientras su hijo se moría lentamente, siendo la intervención de otro médico que ya no trabaja en esa área, el que alertó a los galenos para iniciar con las dosis de premakina endovenosa. Sin embargo, el muchacho murió en horas de la madrugada.
Francisco Zapata, director del Hospital de El Tigre, explicó que ciertamente el joven llegó en regulares condiciones al centro de salud, donde luego de aplicarle el tratamiento, mostró cierta mejoría. Sin embargo, indicó que luego del mediodía del miércoles comenzó a descompensarse hasta que no hubo más nada que hacer.
Manifestó que no pudo ser ingresado al área de terapia intensiva porque no contaban con la condiciones para hacerlo, por lo que el muchacho agravó hasta que no se pudo hacer más nada.
Destacó que en la actualidad 12 personas con paludismo se encuentran recluidas en el centro de salud, a quienes les pueden garantizar el tratamiento. No obstante, aseguró que no están en condiciones para ingresar ningún paciente más.
Recordó que al menos seis pacientes que fueron dados de alta siguen volviendo diario al centro de salud por el tratamiento de mantenimiento, el resto de casos ambulatorios deben ir a los Centros de Diagnóstico Integral, ya que son ellos los que cuentan con las pastillas de kinina.
Se pudo conocer que Kevin Morales deja a dos hijos en estado de orfandad y su esposa está embarazada. Se dedicaba a vender verduras en su casa ubicada en 12 de Marzo, específicamente en la intersección de la vía La Bomba y la calle principal de Urbanística 2000.