A estar atentos y tomar medidas: el sarampión regresó al país

Ante la circulación del virus del sarampión y la aparición de al menos un caso autóctono en nuestro país, la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) compartió una serie de recomendaciones para la población general con el objetivo de prevenir su contagio y de estar alerta ante la aparición de los primeros síntomas.

   “La única forma de prevenir la enfermedad es mediante la vacunación adecuada, que consiste en la vacuna triple viral incluida en el calendario nacional gratuito y obligatorio, afirmó la doctora Elizabeth Bogdanowicz, médica infectóloga pediatra, secretaria del Comité de Infectología Pediátrica de la Sociedad Argentina de Pediatría.

Aplicación. Esta debe aplicarse en cualquier hospital o centro asistencial a los 12 meses de vida y al ingreso escolar (5 o 6 años), pero dada la situación actual también recomendamos que se vacune el personal de salud, los viajeros y a quienes estén en contacto con niños y adultos inmunosuprimidos o con menores de un año que aún no pueden ser vacunados, agregó.

   El sarampión es una enfermedad altamente contagiosa, grave y potencialmente fatal. 

   Se transmite fundamentalmente a través de las secreciones nasales o de la boca de personas infectadas. 

   Si bien no hay un tratamiento específico para combatirla, ante la aparición de síntomas como fiebre alta, secreción nasal, tos, conjuntivitis, manchas blancas en la boca y cara interna de la mejilla y manchas rojas en la piel, los especialistas de la SAP aconsejan la consulta inmediata con el centro médico más cercano o con su pediatra de confianza.

   Para el caso de aquellos que estén a punto de viajar a zonas en las que haya presencia de la enfermedad, como por ejemplo Brasil, Canadá, Colombia, Guatemala, Estados Unidos, la mayoría de los país europeos, México, Perú y Venezuela, la doctora Gabriela Nidia Ensinck, médica infectóloga pediatra, prosecretaria del Comité de Infectología de la SAP, recomienda:

A) Verificar tener completo el esquema de vacunación. 

B) A los niños de 6 a 11 meses administrarle una dosis de la vacuna triple viral. 

C) En caso de presentar síntomas durante el viaje o dentro de las tres semanas del regreso, consultar inmediatamente con el médico.

 Para la población

   La Sociedad Argentina de Pediatría se suma con estas recomendaciones al alerta epidemiológico emitido por el Ministerio de Salud de la Nación, con el objetivo de informar sobre la situación, difundir consejos para la población general y para los viajeros, e instar a los equipos de salud de todo el país a intensificar la vigilancia epidemiológica, concluyó la doctora Stella Maris Gil, médica pediatra, presidenta de la SAP.

Vacunación
   Bajo el título “Vacunate para protegerte y para proteger a otros", la Sociedad Argentina de Pediatría elaboró un documento que, mediante un esquema sencillo de preguntas y respuestas, pretende llevar claridad sobre la importancia de la vacunación y los riesgos asociados a la negativa de vacunarse.

   Estas son las preguntas y respuestas que todos deberíamos conocer para tomar conciencia acerca de los riesgos.

   --Si cuido mi higiene y tengo agua y cloacas ¿sigue siendo necesaria la vacunación?

   --Sí, aunque te higienices todos los días, tengas agua y cloacas, es insuficiente para detener las enfermedades infecciosas y la vacunación sigue siendo necesaria. Enfermedades que estaban controladas como la poliomielitis o el sarampión, sin vacunación, pueden reaparecer rápidamente.

   --¿Las vacunas son seguras?

   --Sí, las vacunas son seguras. Todas se someten a pruebas rigurosas antes de instalarse en el mercado. La mayoría de las reacciones a las vacunas son leves: dolor en el lugar de inyección o febrícula. Es mucho más fácil padecer lesiones graves por la enfermedad en sí, que por una vacuna.

   --¿Es mejor la inmunidad proporcionada por las vacunas que por las infecciones naturales?

   --Las vacunas producen una respuesta inmunitaria similar a la generada por las infecciones naturales, pero sin causar enfermedad, y tampoco las complicaciones que alguna de estas enfermedades pudiera causar.

   --¿Necesito vacunarme contra enfermedades que no se ven en mi comunidad o en mi país?   

   --Sí, aunque las enfermedades prevenibles con vacunas se han vuelto raras en muchos países, los gérmenes que las causan siguen circulando en otros. En un mundo tan interconectado como el actual, pueden cruzar fácilmente las fronteras geográficas e infectar a cualquiera que no esté protegido. Los dos motivos principales para vacunarse son protegernos a nosotros mismos y proteger a quienes nos rodean.

   --Puede un niño recibir más de una vacuna a la vez?
    La Sociedad Argentina de Pediatría sostiene que sí y argumenta, además, que las pruebas científicas revelan que la administración de varias vacunas al mismo tiempo no tiene efectos negativos en el sistema inmunitario del niño.  Se ahorra tiempo y dinero, se reduce el número de inyecciones y las molestias para el niño", aclara la SAP en esta suerte de cuestionario elaborado recientemente para que la comunidad conozca cuáles son los potenciales riesgos de padecer sarampión y la importancia de la adecuada inmunización. Otra de las preguntas comunes que surgen entre la gente tiene que ver con el eventual riesgo de autismo que podría ocasionar la dosis.

   --¿Qué hay sobre las vacunas y el autismo?

   --No hay ninguna prueba de la existencia de autismo por vacunas. 

   Así de categórica resultó la respuesta de la Sociedad de Pediatría respecto del tema. Los profesionales agregaron:

   "En 1998 se publicó en una revista científica un trabajo sobre la posible relación entre la vacuna triple viral (sarampión, paperas y rubéola) y el autismo".  "Posteriormente, se demostró que los resultados eran falsos". 

   De acuerdo con quienes elaboraron las respuestas, esa publicación creó un estado de pánico que produjo una disminución de las tasas de inmunización y posteriores brotes de enfermedades.

   Definitivamente, vacunar es la solución, se insistió.

Cómo se manifiesta

   Frecuente en niños y causada por un virus

   Infecciosa. El sarampión es una enfermedad infecciosa exantemática como la rubeola o la varicela, bastante frecuente, especialmente en niños, causada por un virus, específicamente de la familia paramixoviridae (no confundir con el género Paramyxovirus al cual pertenecen el virus de las paperas y parainfluenza) del género Morbillivirus.

   Manchas. Se caracteriza por típicas manchas en la piel de color rojo (exantema) así como fiebre y un estado general debilitado. En algunos casos de complicaciones el sarampión, causa inflamación en los pulmones y el cerebro que amenazan la vida del paciente. El período de incubación del sarampión dura de 4-12 días.

www.lanueva.com